viernes, 29 de mayo de 2009

Utilidades de YPFB

Alberto Bonadona Cossío
abonadona2001@yahoo.es

Los estados financieros de YPFB presentan la extraordinaria y sorprendente Utilidad Neta de 4.441 millones de Bolivianos (634 millones de dólares) para la gestión 2008 que se contrastan con 557 millones de Bolivianos (79 millones de dólares) que logró en 2007. O sea, una utilidad que creció 8 veces de un año al otro en una empresa que todavía está por organizarse, no produce gran cosa y ha sido objeto de manejos corruptos. Con cifras tan abultadas no sorprende que haya creado tantas bajas ambiciones en su administración.

Aunque las ganancias de YPFB se evidencian infladas no se vaya a creer que es por efecto de la inflación de precios. Lo más lamentable es que se trata de un malintencionado manipuleo de cifras dirigido a exagerar la utilidad neta. El balance general del año pasado registra que tan sólo las cargas sociales no pagadas, o sea los pagos adeudados a la Caja Petrolera de Salud y a las dos AFP, llegaron a acumularse hasta los 4.266 millones de Bolivianos. Por cierto una cifra nada despreciable y que, además de postergar derechos de sus empleados, casi equivale al total de utilidades contables en 2008. Si a esta obligación se añade la deuda acumulada hasta 2008 por el IDH, igual a 2.499 millones de Bolivianos, queda claro que las pomposas ganancias exhibidas son aire.

Aparte del interés por mostrar que esta empresa en manos del Estado, que no produce gran cosa, ya logra tales utilidades, existen otros intereses ocultos que inducen a exagerar las ganancias de YPFB. Y es que de estos montos se derivan primas y premios para los empleados y miembros del directorio. Así ¿quién, al interior de YPFB, se le puede ocurrir el insano juicio de cuestionar tan grotesca manipulación?

Otro detallito que se destaca. En una corporación de la talla que debe ser YPFB el dinero se maneja en cuentas bancarias. No ocurre así en la empresa nacionalizada que mantiene la elevada suma de 1.323 millones de Bolivianos en caja. Semejante suma de dinero en efectivo hace sospechar aún más de su manejo financiero y administrativo.

Los resultados contables de YPFB todavía no han sido objeto de la debida auditoria. Me temo que, como en el caso de ENTEL, la empresa que la realice no emitirá opinión. Se debe esperar que los ejecutivos de YPFB no salgan con explicaciones mentecatas como hicieron los de ENTEL que, ante la caída de sus utilidades, entre otros insustanciales esclarecimientos, apuntaron que no se pueden comparar cifras reexpresadas en moneda nacional con mantenimiento de valor (en UFV) con las expresadas en Bolivianos del año pasado. La "contabilidad creativa", o lo que es lo mismo a la contabilidad mañosamente manipulada para mostrar buenos resultados financieros, dio un mal nombre a los registros contables que condujeron a la quiebra de la Enron, empresa norteamericana que fabricó el mayor fraude empresarial en los Estados Unidos. Sólo podemos esperar que YPFB abandoné las prácticas contables que esa transnacional hizo famosas y fue, además, experta en crear corporaciones de papel, esto es, sin patrimonio real.