jueves, 27 de agosto de 2009

El gorila invertido

Carmela Gutierrez de Jhonsson
carmela2en35@yahoo.es

Hay un gorila perverso merodeando por la Plaza Murillo. A primera vista no lo parece, porque viste elegante y tiene modales suaves. Se lo reconoce porque sonríe hacia adentro, con evidente autosafisfacción, y cuando está lejos de un espejo calma sus nervios alisando el cabello y colocando su mechón detrás de la oreja con gesto muy serio. Pero no se haga ilusiones: es un gorila invertido.

Me explico.

El baron Carl von Clausewitz fue un prusiano que vivió entre el siglo 18 y el siglo 19 y que todavía es reconocido como uno de los más importantes estrategas militares de la historia. Ninguna biblioteca dedicada a la guerra puede carecer de sus obras, en especial de Vom Kriege o "Sobre la guerra".

En esa obra se encuentra la frase más citada de Clausewitz: "la guerra es simplemente la continuación de la política con otros medios". Mucha gente la conoce y repite, y con frecuencia la entiende como un hecho inevitable. Lo que el prusiano quería decir, sin embargo, era que la política no solamente causaba las guerras, sino que las comandaba, y que por tanto la acción militar debía estar determinada por la política.

Algunos, sin embargo, conociendo la frase e ignorando todo el resto de los escritos de Clausewitz (y muchas cosas más), creen que lo que él planteaba era una teoría irrefutable, y de que la política conduce inevitablemente a la guerra. Nada más lejos del pensamiento del famoso estratega.

Pero lo más grave es que hay algunos pocos que entienden la frase exactamente al revés, es decir, la invierten, y al expresarla se revelan como verdaderos gorilas. No de esa clase de nobles animales que habitan las montañas del Africa, sino más bien de esa otra clase, la que un tiempo logró controlar cuarteles y que tiene un par de ejemplares de muestra en Chonchocoro.

El gorila más reciente, doblemente peligroso por sus modales delicados, es el del personaje referido al comenzar esta nota. En una entrevista concedida a un semanario paceño, oficialista a pesar de su afrancesado colonialismo, con su habitual tono profesoral dijo: "la política es la prolongación de la guerra por otros medios", revelando cuán invertido es. No guerrillero (militar) convertido en demócrata (político), sino político invertido o gorila en serio. Si, para él, la política es la guerra por otros medios, su objetivo no es otro que el de la aniquilación del adversario, al que hay que aplastar, aplastar, aplastar, como también dijo y no hace mucho.

Lo cierto es que Clausewitz también dijo que "la política es la inteligencia orientadora de las acciones, y la guerra solamente el instrumento, no viceversa". Lo que sugiere que el citador de Clausewitz no solamente carece de inteligencia, sino que prefiere "vice versa"