viernes, 30 de octubre de 2009

Nacionalismo en el siglo XXI

Diego Bracamonte G.
braca87@hotmail.com

Hoy asumimos el reto más importante de nuestras vidas, en pleno siglo XXI donde la globalización está cada vez más presente en el mundo y suena cada vez más fuerte la desaparición de las fronteras, nosotros mantenemos y renovamos el sentimiento nacionalista.

Ahora se preguntarán ¿Qué es el Nacionalismo? La respuesta es muy fácil, el nacionalismo es el profundo amor que se tiene a la Patria, al lugar donde un nace y crece, es la exaltación de su identidad, de las virtudes de su pueblo, es sobretodo sentirse orgulloso de su cultura, de su origen, de sus usos y costumbres que fueron heredados de generación en generación.

El Nacionalismo es la ideología que trata de conservar lo mejor de la Nación, creando primero Identidad Nacional, el sentimiento de identificación con nuestra Patria. Es también el amor en su sentido más puro a la familia, a Dios y a la Patria, los valores esenciales de todo Nacionalista.

Debe entenderse que el nacionalismo no es el odio al extranjero (xenofobia) ni las posturas extremistas ni autoritarias de imponer una visión para todos, al contrario, el Nacionalismo es el consenso de todos los ciudadanos buscando la creación de un Alma Nacional donde todos nos sintamos plenamente identificados, adquiriendo una Conciencia Nacional que beneficiará a todos.

Estamos convencidos que este momento de penumbra que atraviesa nuestra amada Nación Boliviana debe servirnos para reflexionar el porque hemos llegado a esta decadencia donde fuimos engañados por el marxismo y su falso discurso de la igualdad para todos y decidimos apoyarlo en diciembre de 2005.

El Nacionalismo es el que propugna la verdadera igualdad para todos, todos somos iguales por el solo hecho de ser bolivianos, todos tenemos las mismas oportunidades de progresar, pero el Nacionalismo quiere darle un papel preponderante a la mujer boliviana, constante heroína, muestra clara del ser Nacionalista, que esforzándose y superándose cada día demuestra el inmenso amor a la Patria que la vio nacer y la acogió en sus brazos.

Por eso estamos convencidos que para crear identidad Nacional debemos profundizar la participación de boliviano y la boliviana en la toma de decisiones a través de una Autonomía cada vez más representativa y participativa, llegando en un futuro al Federalismo, donde fortaleceremos la identidad nacional a través de las regiones creando primeros lazos con las personas más cercanas e irradiando esa identidad Nacional al resto de nuestros compatriotas. Para eso debemos conocer nuestra historia y no permitir que afanes personales la falsifiquen para obtener beneficios individuales, utilizando a nuestros pueblos como herramientas de odio y destrucción.

Debemos entender finalmente que la Nación Boliviana es una Nación Mestiza, somos por lo tanto el resultado de la constante amalgamación de etnias, razas y costumbres, no solo indígenas y europeas, también occidentales, lo que nos hace tan ricos culturalmente.

Negar nuestro pasado es negar nuestro presente y eliminar nuestro futuro, somos y seguiremos siendo siempre UNA SOLA NACIÓN con un sistema Republicano y democrático que tiene para todos UNA SOLA BANDERA de la que debemos estar orgullos y debemos defenderla siempre y permitir que la cambien, la fusionen y la pongan junto a banderas partidarias.

Es nuestra misión preservar la NACIÓN BOLIVIANA frente a las imposiciones ideológicas extranjeras y totalitarias que solo buscan el poder, la destrucción de nuestra identidad nacional y perpetuarse en mando, destruyendo nuestra riquísima cultura mestiza, negando nuestro pasado y falsificando la historia.

"BOLIVIA: UNA SOLA BANDERA, UNA SOLA NACION"