jueves, 22 de abril de 2010

AJUSTE MEDIO AMBIENTAL

Waldo Caballero Toledo
waldocabtol@yahoo.com

Ajustar, formular o reformular las leyes relacionadas al medio Ambiente y la Madre Tierra, si bien no es una labor imposible para el poco tiempo de plazo que se tiene, pero es bastante ardua, y solo se lo podrá realizar siempre y cuando se trabaje con un enfoque sistémico del Proceso Administrativo dentro la normativa legislativa en el ámbito mencionado, es decir con una adecuada Planificación, Organización, Dirección y Control de los involucrados, procesos y procedimientos, aquí no funcionará la emoción impropia y sentimientos de querer hacer nacer proyectos de ley apresurados, sino consensuados de forma ágil, con un equipo de trabajo coordinado sin que se den cabeza con cabeza en esquivar pequeños baches formales por falta de una adecuada división de tareas y un cronograma bien diseñado.

Se debe resaltar la iniciativa de la Comisión de la Región Amazónica, Tierra, Territorio, Agua, Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, al avanzar con el inicio de tareas conjuntas entre el Poder Ejecutivo y Legislativo, como también la estrecha relación entre la Cámara Alta y la Cámara Baja, comenzando por las comisiones respectivas. El vehiculo se puso en movimiento, esperemos que en el camino no se desvíe ni baje la carga al contrario de ir sumando rumbo a los objetivos finales.

Se debe priorizar en esto también a la Ley Forestal tomando en cuenta la coordinación de objetivos del parlamento Amazónico entre los 8 países miembros: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela, además se podría ver algunos aspectos positivos tomados de la legislación forestal brasileña donde los bosques naturales sólo se pueden utilizar observando los planes técnicos que conduzcan a la ordenación prohibiendo su explotación en forma empírica, conservando estrictamente la biodiversidad. Asimismo se puede crear una entidad a similar al IBAMA brasileño para la ejecución de políticas forestales Bolivianas serias.

Bolivia debe encabezar leyes ambientales sociales, modernas y sostenibles, en el caso forestal se debe reconocer a los Bosques como parte y propiedad de la Madre Tierra y no como posibilidad de propiedad de empresarios depredadores, las comunidades en los bosques deben cumplir una tarea responsable por encima de intereses a corto plazo, sino con una visión estratégica y sostenible, por tanto la voluntad política que encamine el verdadero objetivo en esta gestión legislativa es decisiva, el componente de control social de los bosques es fundamental sin caer claro esta en la comunalización manipulada por la industria de la madera, el papel y la celulosa apadrinada por el Banco Mundial, lo más sensato será estar en guardia y no dejarse adormecer por el sentimiento de falsa seguridad y euforia que la Ley podría brindar.

En resumen, "las leyes medio ambientales deben tomar como ejemplo en su concepción a la lógica del movimiento ecologista nacido en Alemania en la década de 1960, es decir un mundo sin columnas de humo aunque esto sea gradual y a muy largo plazo, sin dejarnos adormecer por euforias en su concepción antes de la ejecución y resultados que la ley empiece a generar".