miércoles, 21 de abril de 2010

PERMUTO DOS AVIONES POR UN SATELITE

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Solo los que han estado y están el poder saben el significado y alcances de un "Decreto Supremo" en términos utilitarios. Aquellos que fueron parte de gobiernos atípicos de derecho y los que en la actualidad son gobierno continúan utilizando esta facultad prerrogativa a veces con y sin acierto. El actual Decreto Supremo No. 0466 tiene la característica de normativa o ley emitida por el Poder Ejecutivo. Dicha norma fue dictada el 2 de febrero del año en curso por Álvaro García Linera tiene 7 artículos y una disposición adicional única.

Hasta aquí datos técnicos leguleyescos pero el alcance de esta disposición autoriza al Ministerio de la Presidencia a la compra de un avión francés de última tecnología cuyo costo es de $us 38.800.000 (moneda extranjera con la que se compran hamburguesas, cocacola y cocaína). En efecto, estamos hablando el Dessault Falcon 900EX Easy verdadera joya de lujo para ejecutivos incorporado con los últimos avances de navegación (pueden apreciarlo en www.airlines.net). Inicialmente el gobierno de Morales Ayma había expresado su interés por la adquisición de una aeronave rusa, Antonov BJ con un módico precio de 30 millones de dólares

Como los bolivianos tenemos dignidad y vergüenza nacional, es tiempo de tener una aeronave presidencial acorde con los tiempos ya que el Sabreliner NA 265 conocido como el 001 tiene 35 años de uso y, evidentemente, no reúne las condiciones necesarias para que nuestro popular presidente en el exterior, pueda hacer sus constantes periplos. Además, no sabemos con qué aviesos intereses otros gobiernos nos prestan aeronaves conscientes que mañana nos pasaran la factura por ese favor de "hermandad bolivariana". Por supuesto tenemos que poseer una nave bandera nacional donde permanentemente jerarcas de Estado, los "movimientos Sociales", amigos y advenedizos ingresen a esta máquina prodigiosa y lleven allende nuestras fronteras nuestros exóticos rasgos típicos.

El suscrito escribidor librepensante. parte de la familia de Aula Libre en condición de entenado, con sus limitados conocimientos en ingeniera aeronáutica y administración financiera del Estado en el rubro de "gastos reservados" (no me la charlen de que esta partida no existe) opina que el presidente Juan Evo debería optar por la compra del Antonov y buscar una nave mas pequeña para recorridos locales, pero finalmente…..para darse el gusto….podría comprar los dos aviones, renunciando al satélite chino que pretende mandar a fabricar.

Obviamente ahorraríamos un montón de dólares y los podríamos destinar "sabiamente", "oportunamente". "estratégicamente" en: mejorar los sueldos de la policía para que dignifiquen su profesión y sean observados bajo lupa las 24 horas del día por el "Control Social". Podríamos tener un parque automotor policial acorde con el crecimiento de cada ciudad. Por ejemplo, en Santa Cruz existen 1.592 barrios y Radio Patrulla solo tiene 8 patrulleros en servicio las 24 horas.

De una vez por todas podríamos ponerle una solución a la falta de ítems hospitalarios si es que priorizamos la salud. En vertebración caminera, de entre tantas necesidades podríamos poner punto final al sector del Sillar (tramo Cochabamba – Santa Cruz) ya que los últimos 25 años se han registrado deslizamientos y perjuicios. Seguimos… podríamos mejorar la calidad de los recursos humanos del Estado y crear sueldos respetables para aquellas autoridades que quieren combatir la corrupción y transparentar sus actos. Mejoraríamos el conocimiento y rendimiento laboral de los servidores públicos que en su mayoría se convierten en parásitos del Estado y no saben atender al público esgrimiendo siempre el "vuelva mañana" ni tampoco mejorara su situación vistiéndose con trajes típicos Podríamos contratar verdaderos asesores de calidad y excelencia para el excelentísimo Presidente Con ese dinero producto de la NO COMPRA del satélite podríamos invertir en tantas necesidades que nos provocan un minuto de una sesuda introspección. Lo invito estimado lector a pensar en muchos aspectos en los que podríamos mejorar con un colchón económico inteligente administrado.

En lo personal, me gustaría la compra de dos aviones y no el satélite y alguna vez tener la posibilidad de subirme a uno de ellos ya sea como invitado, como miembro de una delegación de soñadores en un mejor país o como simple ciudadano cruceño llamado por la Fiscalia a declarar "voluntariamente" sobre el proceso por Terrorismo (la nueva moda en ropa en santa Cruz es siempre a mano la chamarra y el maletín por si cualquier momento lo "invitan" a la ciudad de La Paz a tener un diálogo con un Fiscal que coquetamente lleva una gorra negra con las letras NYPD).