domingo, 9 de mayo de 2010

¿LA CENTRAL OBRERA BOLIVIANA EXISTE?

DANTE N. PINO ARCHONDO
napucopino@yahoo.es

Hay muertos que caminan. Pero están muertos. Y en su andar deambulan y hacen gestos. Pero están muertos. Gritan sin que se los escuchen. Porque están muertos! Es la Central Obrera Boliviana. Que de obrera no tiene nada. Pero que está repleta de vividores como el señor Montes no cabe duda.

Socio del gobierno por decisión propia. Adulador de Evo Morales y tira sacos del Ministro de Gobierno que le paga, lo acordado para que tenga a la COB en silencio. Esta sombra que ahora representa a los trabajadores no tiene forma ni contenido alguno.

Las actuales condiciones de vida que tienen los bolivianos es el resultado de la política económica del Gobierno Plurinacional. Mientras la canasta familiar se achica los discursos y gastos de la burocracia masista aumentan. La nueva burguesía burocrática del MAS se convierte en la síntesis del neoliberalismo y el socialismo comunitario. Son en otras palabras el resultado de su propia construcción ideológica.

No pueden ser otra cosa. Ni chicha ni limonada. Así que el señor Montes forma parte de esa comparsa de muertos en vida. Pide aumento salarial presionado por sus bases, pero no sabe decir a cuánto debe ascender ese aumento. Un dirigente digno de pertenecer al MAS. Que es, a su vez, un gobierno que no sabe si es capitalista o socialista.

Pedir por pedir, sin saber cómo y cuánto debe pedir. Los trabajadores deben estar muy confundidos, puesto que mientras el mercado les enseña precios que sus salarios no pueden cubrir, el señor Montes que recibe un plus del gobierno no tiene idea sobre el costo de vida y quiere que el Gobierno les ofrezca alguito más. ¡Todo un dirigente!

Los salarios han perdido poder adquisitivo. La producción nacional decrece. Las inversiones son cero. El gasto del gobierno se duplica. Los ingresos fiscales decrecen. Y este camino de errores es mostrado como ejemplo de saber dar cátedra en economía. Ahora que comienzan a sentir el resultado del jolgorio económico que ha creado el Gobierno del MAS, el señor Montes con los dientes apretados debe acceder a una huelga que no quiere. Porque no sabe cómo explicarles a sus bases, por qué luego todo el despelote económico al que han conducido sus cuates del MAS, no se tienen mejores salarios y mejor nivel de vida.

¿Dónde está el cambio? Se preguntan. Y la respuesta es el cinco por ciento de incremento. Es el reflejo del tamaño de la economía nacional. Entonces, ¿qué ha sucedido con la grandilocuencia de las nacionalizaciones, de los bonos repartidos, de los procesos de industrialización, del fin del capitalismo y toda ese derroche de saliva que tuvieron estos años?

Mucha gracia hace escuchar a estos caballeritos de terno y corbata que nos anuncian inversiones millonarias que justifican el cinco por ciento de incremento a los salarios. O sea que el Gobierno Plurinacional no tiene socios para invertir, que aquellos ofrecimientos millonarios de Venezuela no existen.

El Gobierno solito tiene que prever invertir y con su propio dinerito. Así que no alcanza para nada más. Me pregunto, ¿invertirán dentro un sistema capitalista o socialista? Parece que el Gobierno ha decidido centralizar la economía. Y eso solo equivale a una cosa. Adiós a las autonomías.