sábado, 26 de junio de 2010

¿MINISTRO O SECRETARIO?

Esteban Farfán Romero
farfan2007@gmail.com

Acababa de brindar una conferencia de prensa, considera que es una buena idea conversar con los periodistas presentes por lo que ordena traer unas empanadas y gaseosas para compartir con los mismos. Mientras espera que llegue el encargo, intercambia criterios y la pregunta salta inmediatamente. Se asegura que no registran la conversación porque es informal (no oficial), en términos periodísticos, diríamos, en off the record, y lanza la primera; "estoy en un dilema, no sé si llamar a mi nuevo gabinete ministros o secretarios, ¿qué opina ustedes?" Uno de los periodistas siempre obsecuentes con el "rey vivo" salta para resaltar y enfatizar que la idea es "muy buena, buenísima" y que hay que dar señales contundentes a Tarija y al país sobre el proceso autonómico en el Chaco. Así, los demás se dejan influenciar por el primer comentario y manifiestan su adhesión a la idea de diferentes maneras, y unos sugieren que les nombre ministros, aunque otros dicen que sean secretario nomás. Otro más moderado echar a perder la fiesta, le siguiere que se haga asesorar para no cometer errores y hacer el ridículo. Un enjambre de periodistas acosa a éste y lo acusan de pro tarijeño y de vendido a Cossío. Mi amigo, decide que es mejor callarse, porque el clima es de intolerancia total. La reunión se convierte en una especie de orgia de lisonjas/alabanzas/adulaciones al nuevo rey. Un verdadero concurso de obsecuencia y genuflexión ante el mesías salvador de las garras de los depredadores/carroñeros tarijeños.

Después de la reunión se concluyó en que las nuevas autoridades intermedias se llamarían ministros, pero alguien metiche, convenció al "nuevo rey" que no era buena idea, que deberían quedarse en secretarios nomás. Así que el nuevo rey, decidió nombrarlos solamente secretarios y crear una secretaria con el rango de cancillería o primer ministro.

Nunca pensé que el proceso autonómico seria encarado con tal desorden que en lugar de avanzar, el mismo nos obligaría a retroceder en la historia. Es tal el desorden (especialmente en el Chaco) que cada uno está haciendo dibujo libre, y por sólo tener el respaldo del voto, cree que tiene las cartas libres para hacer y deshacer en la función pública a su antojo y capricho. Hay rienda suelta a la megalomanía, al narcisismo y ostentación vacua e innecesaria del poder.

Los asambleístas cabalgados de la legitimidad del voto, creen que pueden auto fijarse salarios prohibidos e inaccesibles para la gran mayoría de los mortales que vivimos de nuestro trabajo. Los nuevos ejecutivos seccionales de desarrollo (auto nombrados gobernadores) de Yacuiba, Caraparí y Villamontes hacen cada declaración que ha hecho que perdamos a la capacidad de asombro y vergüenza. Nadie se anima a poner orden a las cosas.

Los nuevos Ejecutivos Seccionales (o ¿gobernadores?, mejor sería presidentes o emperadores para coincidir con el feudalismo), del Chaco están tan soberbios que están a punto de crear un nuevo estado, es decir tres estados asociados al Estado boliviano, (como lo plurinacional está de moda) , hay que meterle nomás. Han dicho sin empacho que hay que quitarle de las manos a Cossío (como si fuera propiedad de Cossío) Setar, Sedeca, Provisa, Sedeges, etc., y todo cuanto huela a capitalino.

Cansado de tantas estupideces y necedades, sugerí que si somos autónomos de verdad, deberíamos también regionalizar (analogía del neologismo nacionalizar) Migración, Impuestos Internos, las FF. AA., la Policía, la ABC y otras reparticiones del centralismo nacional. Deberíamos invocar el plurinacionalismo constitucional, fundar la nación chaqueña y hacer nuestro propio Estado y si deseamos (por referéndum) asociarnos al Estado boliviano. Luego formalmente, basado en el voto el pueblo proclamar a nuestro emperador o crear una casta real, podríamos y para ello tenemos varias opciones. Podríamos hacer que el linaje de Willman Cardozo sea la realeza, acompañado del linaje de Carlos Bru, como también de Jorge Arias, también de Rubén vaca y Marcial Rengifo. Para que no haya problemas, estos apellidos deberían ser los de la realeza chaqueña. Obviamente que el rey tendría que ser sin ninguna duda Willman Cardozo. Aunque a diferencia del Rey Juan Carlos que tiene viste atuendos normales, éste querrá algo colorido, especial, así que habrá que pensar en algún simbolismo que resalte y llame la atención para que todos (el mundo) sepan que tenemos nuevo rey y nueva casta.

Esto no es chiste. Es verdad, aunque ridículo y grotesco. A las pocas horas de ser posesionado Marcial Rengijo se ha autoproclamado como Gobernador de Yacuiba y ha declarado públicamente en medios nacionales que él a partir de la fecha es el nuevo Gobernador de Yacuiba y que los otros son de Villamontes y Caraparí respectivamente. Y nadie ha dicho nada. Nadie ha dicho nada porque como es del MAS tienen miedo ser sacados a patadas de sus cargos. No quieren correr la suerte de Barrón. Se ha izado la wiphala en el patio de la ex Subprefectura y nadie ha dicho nada. El nuevo símbolo del Chaco es la wiphala que se encuentra al lado de nuestro glorioso Escudo y nadie ha dicho nada. En la propaganda oficial de la gobernación regional (¿?) de Yacuiba, se exhibe la wiphala y los colores del MAS. Nadie dice nada. Todos mudos. Nadie dirá nadie, porque hay piedra libre para hacer en el Chaco dibujo libre con la anuencia del Gobierno Nacional, ¿tendrá limites esto? Me llama poderosamente la atención, que ningún chaqueño (de los verdaderos) ha dicho nada, todos andan asustados debajo de la cama como perro en noche buena, sólo cuchichean discretamente mostrando su desaprobación con lo que sucede en el Chaco. Chaqueños cobardes.

Marcial Rengifo mandó hacer una banda colorinche en la que se encuentra la wiphala, el escudo del Chaco, el Escudo Nacional y el patujú. Además un bastón de mando. ¿La reencarnación de Julio Cesar? ¿Napoleón Bonaparte?, ¿Hitler? Emperador o rey. Su majestad. Me pregunto, ¿la borrachera del poder da tanto como para perder la noción de la vergüenza y el equilibrio sicológico? Ridículo.

Lo curioso de todo esto, es que hay una despliegue y ostentación de poder y glamour político, pero éstos hasta la fecha no pueden disponer de un sólo centavo de los recursos públicos porque las cuentas están sin movimientos y las firmas no están autorizadas.

Después de la borrachera tendrán que recuperar la cordura, y estarán obligados a poner el folder del presupuesto bajo el brazo, agachar la cabeza y tomar el camino a Tarija para aprobar su presupuesto ante la Gobernación Departamental. Habrán recuperado la razón y la sensatez, pero ya habrán hecho el ridículo y expuesto a la burla. Qué triste. Que patético, que pena por el Chaco.

Después tendrán que aceptar que los Ejecutivos Seccionales no son nuevos estados, ni gobernadores, ni príncipes, ni reyes, sino "sólo" instancias operativas del Ejecutivo de la Gobernación Departamental, por lo que tendrán que coordinar la inversión de los recursos públicos con la Gobernación, se verán obligados a administrar los programas Departamentales en coordinación con la Gobernación, como corresponde en países serios e institucionalizados.

Es muy triste que se haya utilizado una reivindicación legítima del pueblo solo para dar rienda suelta al narcisismo y la egolatría haciendo el ridículo y exponiendo al Chaco a la burla nacional. El pueblo no tiene posibilidad de protestar, porque ha sido este mismo pueblo el que ha elegido "recién" a estos para que dirijan este proceso. Y aquí estamos haciendo el ridículo.

Cuando deberíamos usar los recursos públicos para mejorar la condición de vida de la gente a través de políticas públicas transversales, estamos alimentando reyes chiquitos, estamos regresando al feudalismo, a las republiquetas, y después volveremos al clan. Todo, en nombre de la democracia, en nombre del voto, en nombre de la legitimidad. ¿Estamos yendo bien? ¿Estamos en el camino correcto?