miércoles, 28 de julio de 2010

LA HISTORIA NO LOS ABSOLVERÁ

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

En la guerra, la historia la escriben los vencedores, en la paz deben escribirla los historiadores en base a la documentación, los relatos y las huellas que dejaron esos acontecimientos. La historia ya escrita, fruto de la investigación y en base a la comprobación de los hechos es una ciencia que ante el embate de la ideología de cualquier política, resiste y perdura para el conocimiento de las generaciones futuras.

Lastimosamente en nuestro país, hoy Estado Plurinacional, la historia se borra de un plumazo en base a la interpretación de un caudillo y el antojo de grupos de poder que reinventan y falsean los hechos con el fin de perpetuarse en el mismo. Otro fin de cambiar la historia es el de afectar los derechos de los otros, como también el de imponer una visión étnica sobre las demás y el de una clase o casta sobre otras.

Decir, por ejemplo, que la oligarquía cruceña fue quien asesinó a Andrés Ibáñez, líder de los movimientos federalistas, es mucho cambiar. Decir que en la guerra del Chaco, los grandes héroes fueron solamente los que vinieron de Occidente es otra falacia. Que los tarijeños hemos vivido siempre gracias a la explotación minera de Potosí y Oruro. Que La Paz es el departamento que siempre ha dado todo por sus hermanos menores. Que las oligarquías están asentadas en la "media luna", que Sucre es una ciudad racista, que Tarija se ha apropiado de los recursos del Chaco. Y así hemos venido cambiando la historia, a gusto del caudillo de turno para congraciarse con sus pueblos que miran azorados y crédulos lo que les cuentan. Lo peor es que la masa se lo cree o al menos eso se cree porque la gente los elige porque no hay opción.

Pero la verdad es más fuerte, sabemos qué está ocurriendo, estamos viendo y documentando los hechos tal como son, la historia no los absolverá, porque su juicio crítico y científico resiste el rigor del tiempo y el rigor de los investigadores dirá la última palabra. Conciente y abusivamente se desprecia a un pueblo, se lo castiga íntegramente, en lugar de incluirlo. Hoy pasa con Sucre, el gobierno con su poder total traslada a la Asamblea Legislativa Plurinacional para los festejos, del lugar de la independencia, al lugar de las oligarquías, de los disque separatistas, racistas y reaccionarios de ayer, porque para el masismo son todos o no es nadie.

Penosamente escuché un debate entre dos senadoras de Santa Cruz, Doña Gabriela Montaño y Doña Centa Reck en la televisión, cada una llevando agua a su molino, cada una disputando su espacio político y siendo obsecuentes al mandato de sus lides. Por otra parte los moderadores del debate aplazados también en historia. Gabriela Montaño no puede justificar que se prive (castigue) a Sucre argumentando que las paradas militares del 7 de agosto se trasladaron a otros departamentos y que es una gran ventana para Santa Cruz, que allí se realicen los actos (festejos) por ser ocasión de su bicentenario. ¿No sería correcto que los festejos del bicentenario y una sesión de honor de la Asamblea se realicen en la fecha del bicentenario de Santa Cruz?. ¿Para qué inventarse pretextos, porque es sabido que el gobierno no es bienvenido en Sucre por las agresiones de uno y otro bando que ha sufrido?.

Por otra parte doña Centa, ¿no sería mejor exponer razones históricas y de principios para no aceptar un abuso que se está cometiendo en lugar de apelar a consignas?

El Presidente a quién la historia juzgará, debería repensar y hacer caso omiso de los tira sacos, que le brindan ideas brillantes para congraciarse con sus regiones. Como poco o escasa representatividad tienen los que se beneficiaron de la popularidad del presidente, creen que con actos como este se van a llevar votos y la perennidad de sus cargos.

Un ejemplo de historia: la lucha por las autonomías ha sido la lucha de los pueblos que han sido sometidos por el centralismo durante más de dos siglos. En esta lucha se reconocerán a los líderes que han arrancado a un gobierno centralista el derecho a la autodeterminación de los pueblos, no se la crean señores del Gobierno como don Carlos Romero, Celinda Sosa o Lucho Alfaro que las autonomías son obra y gracia de la inspiración de sus cabezas. Será como creer que la historia ha escrito que el General Banzer ha sido el más demócrata porque convoca a elecciones democráticas después de 7 años de su propia dictadura.

No señores, la historia nos dice y está documentado que obligado por la presión de un pueblo y por la valentía de Lucho Espinal y 4 mujeres mineras, se abre la amnistía irrestricta para todos los presos políticos y exilados. Es a partir de ahí que recuperamos la democracia, como es a partir de sendas movilizaciones, cabildos multitudinarios que se arranca con la autonomía, es con el voto del pueblo a contra mano del totalitarismo de siempre, que es posible la descentralización y la autonomía. Por la lucha del federalismo, volvimos al centralismo. Por la lucha de las autonomías, ¿Será que sea mucha la autonomía como para dar un paso atrás?.

¿Será que sea el Chaco la prueba de que se ha avanzado mucho y es mejor no avanzar nada?