viernes, 13 de agosto de 2010

Grave crisis financiera mundial

Armando Méndez Morales
amendezmo@yahoo.es

Con el título "Países ricos sobre endeudados", artículo publicado en el transcurso del mes de junio del presente año, me referí al comportamiento de la deuda externa de algunos países desarrollados, sobre la base de datos que publica el Fondo Monetario Internacional. Mi conclusión fue que la deuda total externa mundial se ubica por el orden del 75 por ciento del PIB también mundial. En ese momento me parecía una cifra alarmante y preocupante. ¡Como se pudo llegar a esta situación en la que el mundo desarrollado tiene comprometido por deuda externa tres cuartas partes del total producido en un año!

Un reciente artículo de mi colega y amigo Alberto Bonadona, también se refirió al tema, y a partir de una investigación, que abarca la deuda total, publicada por The Economist. Mi asombro sobre el indicador del 75 por ciento se quedó chico con los datos que transcribía Bonadona. Motivado por esto dirigí mi análisis a la interesante investigación referida y que se titula "World Debt", de fecha 24 de junio del año en curso.

Esta investigación, que utiliza últimos cálculos referidos a la deuda total de catorce países, todos ellos componentes del G20, nos permite concluir que la deuda total de estos países económicamente grandes bordea el ¡300 por ciento del PIB sumado de estos países! o igual al 262 por ciento del PIB mundial. Estos datos no se encuentran en la investigación, ya que sólo se refieren a la deuda total de cada unos de estos países con relación a su PIB. Sin embargo, y a partir de estos indicadores y con información sobre PIB de los países, que regularmente publica el Fondo Monetario Internacional, se puede llegar a esa conclusión.

El citado estudio concluye con que el ranking de endeudamiento total, con relación a sus respectivas producciones, de estos países, de mayor a menor, es el siguiente: Encabeza Japón, con 471 por ciento, le sigue Gran Bretaña con el 466 por ciento, España 366, Corea del Sur 332, Francia 322, Italia 315, Suiza 314, EEUU 296, Alemania 286, Canadá 259, China 158, Brasil 142, India 129, y Rusia 71.

La deuda contempla la de empresas, gubernamental, de hogares y la de bancos. La más importante es la de empresas y con un 28 por ciento del total, siguiendo muy cerca la gubernamental y con el 27 %. Las otras dos participan con el resto y a la mitad. Que la deuda de empresas sea grande no es un tema de preocupación ya que por principio éstas financian sus inversiones con financiamiento, generando nueva producción que se vende, lo que permite honrar el financiamiento más su correspondiente interés. La deuda pública es un problema porque los gobiernos no venden lo que generan con sus préstamos, ni tampoco obtienen un excedente que les permita pagar los intereses de la deuda. La única forma de honrar intereses futuros es aumentando los impuestos, algo que ya es imposible pueda acaecer en las economías maduras, dado que su presión tributaria es muy alta.

Este mismo estudio nos dice que el problema de la deuda no es reciente, ya viene del pasado. Todos los países citados tenían ya grandes deudas para el año 2000, y lo que hicieron fue expandirla con sola excepción de China, cuyo 158 por ciento se mantiene desde entonces. En conjunto alcanzó al 262 por ciento de su producción también conjunta

Eso sí, hay países que expandieron notablemente su deuda en la primera década del siglo XX, siendo por orden de magnitud, primero España, seguida por Gran Bretaña, Francia y EEUU. Japón es el país que menos expandió.