miércoles, 11 de agosto de 2010

LO QUE NOS FALTA APRENDER

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Agobiados por una realidad difícil, por tratar de alejarnos de una rutina repetitiva, con noticias y acciones poco alentadoras en el desarrollo político y social, nada mejor que sumergirnos en nuevos campos del saber humano tratando siempre de aportar con un gramo de arena al escenario político donde autodidactas del pensamiento, académicos de la interpretación de ideas, activistas furibundos y escribidores afanados en elucubrar inquietudes e iniciativas junto el teclado cómplice, navegan en aguas últimamente turbulentas.

A continuación me permito socializar algunos nuevos saberes que han tomado forma en los últimos diez años y que en nuestro medio son poco conocidos. Apartándome de mi formación académica en leyes, he aprendido a manejar nuevos conceptos que en muchos casos, cuando la situación ha salido fuera de control, producen consecuencias jurídicas.

AGENDA OCULTA, se trata de un nuevo enfoque en la administración de recursos humanos. Consiste en detectar funcionarios, dependientes y a toda persona que presta funciones en una determinada organización y que con su desempeño y conducta laboral se constituyen en "empleados problemáticos", es decir, poco atinados en sus labores. A veces son los propios funcionarios quienes causan la caída del jefe. Es por ello que la jefatura debe conocer este tema. Cuan saludable sería que los jerarcas del estado plurinacional boliviano conozcan a sus dependientes para evitar de esta forma los errores y desaciertos bochornosos de sus correligionarios y hermanos. Ellos deberían saber y conocer el manejo, alcances y consecuencias de "La Agenda Oculta"

AMBIENTE LABORAL TOXICO, aunque esta denominación más se acerca al ámbito de la seguridad industrial es, en términos de manejo de personal, el ambiente tenso, negativo, nada asertivo, plagado de chismes, dimes y diretes, componendas y desamores que se dan en un trabajo, oficina o centro laboral. Muy típico en la repartición pública. Los más perjudicados son quienes ejercen la jefatura porque estas inconductas laborales desestabilizan, opacan y terminan desequilibrando la gestión. Sería interesante preguntar a un oficialista apoltronado en un cargo de jefatura si es que en su entorno todo es un "lecho de rosas".

JEFATURA IMPUESTA, también se conoce como: "Jefe elegido a dedo". Se trata de interpretar las percepciones y sentimientos de los funcionarios y colegas de un ámbito laboral respecto al "nuevo jefe" que ha sido designado para conducir una repartición específica. Por lo general el "entrante" no siempre es visto con ojos de aprobacioón y más aún cuando su designación fue hecha al calor de la militancia partidaria. Hoy en día no sorprende en absoluto encontrar a un jefe de una secretaría o dirección con conocimientos limitadísimos. El resultado….ya todos lo conocemos. Ahora, pensando asertivamente de este alfil del ajedrez elegido a dedo y del empeño e interés que le ponga a sus nuevas competencias, lograra finalmente una gestión acertada.

SÍNDROME DEL QUEMADO, también se lo conoce como "Síndrome del Burn Out". Los abogados vinculados al derecho del trabajo interpretan este hecho como enfermedad laboral causada por el estrés, la tensión y el trabajo bajo presión. Este síndrome ataca con mayor virulencia a oficios y profesiones como abogados, médicos, policías, docentes, presentadores de televisión y personal humano que trabaja en atención al público. Obviamente también son vulnerables los políticos y con mayor razón los que están en función de gobierno. Cuantas veces se enfermaría el "hermano Evo" con este mal? Solo él lo sabe y su séquito palaciego tambien.

ACOSO, también conocido por "Mobbing". Una ligera e imprecisa interpretación nos acerca a una típica imagen del jefe molestando a su secretaria para lograr beneficios finalmente lúbricos y lujuriosos. El acoso es un comportamiento que se da en organizaciones donde el acosador o acosadora pretende obtener distracción, satisfacción, ventaja o beneficio mediante un trato indecoroso, humillante, incómodo y ofensivo. Nuestra legislación no contempla este hecho como delito y puede cometerse de jefe a subalterno o viceversa, entre colegas, en empleos, centros educativos, etc. En la actualidad son las mujeres las que también acosan y en función de jefatura la maldad y la mentira han sido sus herramientas más recurrentes. Este hecho no significa ninguna generalización. Por eso, los políticos y quienes detentan el poder deben andar con "pies de plomo" de lo contrario puede destaparse la caja de Pandora con consecuencias difíciles.

Como se habrá podido dar cuenta el amable lector, cuando comprendemos e interpretamos ciertos saberes con precisión y cabalidad, se nos abren más las posibilidades de construir un escenario rico y vivificante. Quienes manejan la nave del Estado deben ser los primeros en sumergirse en un charco de nuevos conocimientos. Eso les ayuda