jueves, 31 de marzo de 2011

CAMEL 2010

Armando Méndez Morales
amendezmo@yahoo.es

Lo esencial para la buena salud de un sistema financiero es su solvencia. Los bancos solventes son los que pueden enfrentar situaciones difíciles cuando estas se presentan, cómo son las corridas bancarias. Con este motivo, se ha desarrollado la metodología CAMEL que busca determinar el grado de solvencia de una entidad financiera. Con este propósito se consideran cinco criterios, de cuyas letras iniciales en inglés se genera la palabra CAMEL. Estos son: capital, assets, management, earnings y liquidity. El propósito del CAMEL es medir la solvencia de la institución. Una entidad será más solvente en la medida que tenga un mayor capital propio, créditos bien dados, una buena administración, buenas ganancias y liquidez para atender los retiros de depósitos.

De los criterios antes señalados dos son esenciales, el que mide el capital que posee la institución y el que mide la calidad de activos. Por esta razón la ponderación de estos dos criterios siempre tuvo la mayor al momento de medir la solvencia de las entidades financieras.

En una reunión con expertos en microfinanzas analizamos los resultados de la medición CAMEL para el sistema bancario boliviano, al 31 de diciembre del año 2010, a partir de su calculo realizado por Pagina Siete, cuyo resultado indica que el Banco Solidario es el más solvente de todos, ratificando el comportamiento visto en los últimos años, en segundo lugar se ubica el Banco FIE y en tercer lugar el Banco Los Andes. Los tres tienen la característica de haberse especializado en microcrédito. Nos llamó la atención que el calculo del CAMEL hecho por "Nueva Economía" diera otros resultados. El primer lugar es ocupado por el Banco BISA, le sigue el Banco Nacional y el tercer es ocupado por el Banco Mercantil Santa Cruz. ¿Cómo pueden darse resultados tan diferentes cuando ambos aplican la misma metodología?

Analizados dichos resultados diferentes se observa que es consecuencia de haber ponderado de manera diferente los criterios ya señalados. Nueva Economía baja drásticamente la importancia de los criterios de capital y calidad de activos y aumenta la calificación sobre rentabilidad. Adicionalmente, introduce como un sexto criterio el tamaño del banco. La conclusión, entre los expertos sobre microfinanzas, es que Nueva Economía introdujo incorrectamente el criterio de tamaño al momento de calificar a todos los bancos, ya que este criterio se está aplicando en otros países con el objetivo de averiguar la solvencia sólo entre grandes bancos. Para el caso boliviano esta metodología es aplicable sólo a los bancos Mercantil Santa Cruz, Nacional, BISA y Banco de Crédito, que son los cuatro bancos que se los puede calificar de grandes en Bolivia. Y esta inquietud es justificable dando que en la gran crisis financiera mundial de los años 2007 y 2008 estuvieron comprometidos los grandes bancos que luego arrastraron a todos los demás.

La importancia positiva de las entidades microfinancieras, bancos y fondos financieros, hoy en Bolivia es enorme. Tienen depósitos de sus clientes en más de dos millones de cuentas, lo que representa el 43 por ciento del total de cuentas existentes en el sistema financiero boliviano; el 75 por ciento de clientes en cuanto a receptores de créditos; participan con el 59 por ciento del total de agencias urbanas de las entidades financieras y con el 69 por ciento, si nos referimos al mundo rural. Estas entidades democratizaron el acceso al crédito y a los servicios bancarios en Bolivia y, hoy, son financieramente muy sólidas, conclusión que se extrae del buen calculo de CAMEL realizado por Página Siete.