miércoles, 30 de marzo de 2011

La lección del Oriente

Lorenzo Choquehuanca Müller
choqueh@gmail.com

Para los que decían (muchos de ellos en nuestro gobierno) que la democracia era algo que los europeos querían imponernos y que nada tiene que ver con la idiosincrasia de los pueblos periféricos, los orientales (lamentablemente no los nuestros, políticamente insolventes, sino los del Medio Oriente) nos han demostrado que la libertad, la democracia y el desprecio hacia los regímenes autoritarios, son sentimientos y necesidades universales, que nada tienen que ver con el idioma que uno habla, el Dios en el que uno cree o la tradición política o cultural que uno tiene. Los jóvenes pidiendo democracia, libertad y derechos en Tunez, Libia, Siria, Egipto o Bahrein no son tan distintos de los jóvenes que pedían libertad y democracia en Europa del Este o en América Latina en los años ochenta. Los que nos quieren vender utopías totalitarias en las que invariablemente son siempre los mismos (ellos) los que gobiernan y los que deciden, que vean la TV y que entiendan que los ciudadanos, más temprano que tarde, les reclamarán libertad, democracia y derechos humanos.