jueves, 14 de abril de 2011

CATOLICOS EN LA BOLIVIA DE HOY

Oscar Ortiz Antelo
oscarortizantelo@gmail.com

La Conferencia Episcopal Boliviana ha presentado la Carta pastoral, Los Católicos en la Bolivia de Hoy: presencia de esperanza y compromiso un pronunciamiento sobre la realidad nacional y una guía muy esclarecedora sobre la actuación de los católicos y cristianos en general en la situación que vive nuestra patria. Es el análisis más profundo realizado sobre la historia reciente de Bolivia y una visión de futuro que todos debemos leer, reflexionar y aprovechar para construir una sociedad mejor en la que todos los bolivianos podamos vivir con la dignidad que le corresponde a la persona humana.

Al mismo tiempo, que se reconoce que estamos ante un momento crucial de reivindicaciones políticas y la búsqueda de un desarrollo humano integral, caracterizado por procesos de integración y participación de nuestros pueblos indígenas y por la necesaria atención de los las aspiraciones legitimas de los pobres, los obispos también afirman que la política de inclusión social hacia los que antes eran marginados no puede ser causa de nuevas exclusiones y que tampoco pueden considerarse solo legitimas las aspiraciones de quienes comparten la ideología dominante.

La Iglesia reafirma una y otra vez su opción preferencial por los pobres y llama a quienes tienen mayores oportunidades económicas a asumir su responsabilidad de trabajar prioritariamente por el desarrollo de Bolivia y por la superación de la pobreza, evitando la tendencia a mirar más a lo que sucede en el ámbito internacional que a lo que pasa al interior de nuestra sociedad.

Los obispos llaman a sentar las bases de una economía solidaria, advierten sobre los perjuicios que de seguir basando la economía en un modelo extractivista de recursos naturales no renovables, dejando de lado otras vías de producción que abran oportunidades de largo plazo, de empleo y de bienestar para la mayoría de la población y observan que la deficiente gestión del Estado Plurinacional afecta la lucha contra la pobreza y ocasiona que no se esté aprovechando la oportunidad que implica los ingresos extraordinarios que recibimos.

Con relación al narcotráfico, se detallan las consecuencias negativas sobre el pueblo boliviano, la afectación a las familias y a los jóvenes, la distorsión de economía y la afectación a nuestra ecología, observando la insuficiente acción del gobierno en una efectiva lucha contra el narcotráfico y el relajamiento del control social que nos corresponde a los ciudadanos.

Sobre el ejercicio de la libertad, la Carta Pastoral declara que el Estado está llamado a albergar a todos, sin imponer el pensamiento único ni declarar como absoluta ninguna ideología. También, que en Bolivia no solo algunas personas sienten que van perdiendo la libertades sino que estas se recortan en muchos casos mediante la retardación de justicia, la intimidación y el uso inicuo de la coerción estatal y del aparato judicial, creando un clima de inseguridad personal que provoca el silencio e incluso el abandono de la patria.

Dios nos ilumine para reencontrarnos entre bolivianos y avanzar hacia la patria que soñamos.