sábado, 28 de mayo de 2011

el Proyecto "Virgen de Copacabana"

Carlos Romay
carlos_rom@yahoo.com
http://historiacomparativa.blogspot.com/

Me permito escribirles para opinar como arquitecto, autor y docente de Historia de Arquitectura, sobre un proyecto que aparece en la edición de La Razón en la sección de Sociedad, pg. A8 de la edición del Domingo 22 de Mayo de 2011. He observado con interés los proyectos, que son el templo semisubterráneo de Colquepata, y el monumento a la Virgen de Copacabana en el Calvario de la localidad del mismo nombre. El proyecto último es el que llama mi atención, en cuanto considero que es un proyecto sobre el que aún debe reflexionarse antes de pensar en construirlo.

Existen obras de carácter religioso cuyo emplazamiento en medio de una cima no es problemático, como el caso del Cristo del Corcovado ya que al emplazar el monumento en la cota mas alta de la topografía del morro de forma cónica, se garantiza que alrededor aún exista visual privilegiada, la cual no ha sido obstruida por la obra arquitectónica-artística. En el caso del Cristo de la Concordia de Cochabamba, al existir una superficie amplia de la meseta sobre la cual se emplaza el monumento en el Cerro de San Pedro, se garantiza asimismo la isóptica (la igual posibilidad de visual debido a la curva del escenario natural o su adaptación topográfica).

No son sólo patrimonio las obras construidas, sino también en general el paisaje, en este caso, la configuración general de la bahía de Copacabana y su percepción como espacio desde el Calvario.
Me parece que el principal problema con el proyecto de la estatua de la Virgen en Copacabana es que la obra bloquea la vista justamente al final del recorrido de las estaciones, vista privilegiada sobre una bahía que necesita precisamente desarrollarse sin ninguna obstrucción.

Lo que percibe una persona que laboriosamente sube al Calvario es la montaña con una presencia material que se va diluyendo a medida que uno alcanza la cima. Es una alegoría de los momentos previos a la crucifixión de Jesús Cristo y que desemboca finalmente en el escenario pleno de una gloriosa vista de la bahía mediante la sensación de una visual de 360 grados que en todo caso será obstruida en dirección Este-Oeste (justamente la dirección de la meseta donde se ubica el monumento al final de una línea formada por las últimas estaciones) por una obra que presumiblemente será la estatua más grande en el Mundo con el tema de la Virgen. Se destruyen en este caso las líneas de vista de la bahía y de las islas. Lo que sucede es que no queda espacio para contemplar la bahía desde el Calvario, y de lo que se trata ese espacio es justamente de la contemplación: precisamente en eso radica el acto cultural y religioso. En este caso la obra no es complementaria ni mimética con el paisaje de semejante escenario natural. Mejor estrategia se emplea en la realización de un templo semisubterráneo en Colquepata, de los mismos arquitectos.

Es imperioso lograr que exista absoluta visual en todas direcciones en esta meseta. Esta obstrucción ya data de varios años atrás y consiste actualmente de los quioscos de venta de productos de carácter religioso católico y de mestizaje cultural. Sugiero asimismo hacer estudios de sombra, en los cuales se podrá evidenciar que la estatua obstruirá el sol por las tardes debido a su posición y altura, quedando oscuro todo lo que se ubique al lado Este de la misma. Probablemente la sombra mas larga será el 21 de Junio, fecha importante para las culturas andinas.

Considero que el emplazamiento del monumento es por demás desafortunado, y que debe ser objeto de discusión y de análisis en otro lugar cercano. Hago un llamamiento a los autores del proyecto, a promotores, autoridades edilicias de Copacabana, al Colegio de Arquitectos de la misma localidad y en general a todos los pobladores de Copacabana, a reconsiderar la ubicación de esta obra que en otro lugar puede ser interesante, como por ejemplo en la base del ascenso al Calvario, área que viene siendo saturada paulatinamente con la construcción de vivienda y servicios. A mi entender, no es el mejor lugar para emplazar la estatua donde precisamente se aprecia en las vistas del mencionado artículo.

En cuanto a las perspectivas presentadas en el periódico, me parece que para publicar el trabajo en la prensa debería exponerse el proyecto de la estatua concluido y con detalle, si como dice el texto del artículo existe un proyecto en fase final. No es lo mismo una propuesta vagamente volumétrica de un anteproyecto de arquitectura finalizado. Sin embargo, ya en las perspectivas se puede apreciar el tamaño desproporcionado de la obra con respecto al final de la plataforma lineal donde se erigirá, justamente la que guarda las mas espectaculares vistas.