jueves, 4 de agosto de 2011

El odio y el perdon en la política

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

La frase presidencial dejó atónitos a los presentes de una asistencia esclarecida en la Casa de Gobierno en Lima y a centenares de miles de televidentes en los cinco continentes del plantea.

"Yo perdoné ya todo o casi todo hace muchos años"

"Gobernaré para todos los peruanos" con la Constitución de 1979"

El sistema mediático interpretó más tarde tales expresiones como el "espíritu" de los "Patriarcas " José Carlos Mariátegui y Raúl Haya de la Torre figuras gigantes del pensamiento politico del Perú. Padres de la Constitución Peruana de 1979.

El Presidente Humala "el guerrero que todo lo ve", dijo lo que la mayoría de los ciudadanos peruanos y quizá de América Latina y el mundo querían escuchar pero que temían en cambio la proclama cargada de "odio de clase y de raza" que aún impera en algunos países de nuestra América.

Los Proyectos históricos tienen siempre una base ideológica, que es una especie de "cemento" que une cada "ladrillo" de la estructura económica, social y política del edificio de sociedad que se construye.

Así lo enseñó de manera didáctica la escritora chilena Martha Harnecker cuando adoctrinaba a los centenares de estudiantes universitarios bolivianos y latinoamericanos durante la década de los años sesenta del siglo pasado.

Su obra "Principios Elementales del Materialismo Histórico" era el libro de cabecera de aquellos jóvenes idealistas, ávidos de justicia social, de libertad política, de dignidad, de soberanía nacional y plena de amor por los humildes.

Sin embargo eran los tiempos en que el "odio de clase" a la "oligarquía" y al imperialismo se introducía en la conciencia de los jóvenes, como una "verdad revelada" como una novísima religión.

La "muchachada" se alzó en armas, combatió y se enfrentó a los militares, organizó guerrillas, inaugurando una utopía contradictoria e incomprensible como la de empuñar las armas y ser capaces al mismo tiempo de matar a un semejante "por amor a la humanidad"

"Concibo el amor como la urgencia de solucionar el problema del otro en donde estás vos Padre mío" dijo el guerrillero Francisco cuando agonizaba por hambre en Teoponte junto una columna de jóvenes brillantes plenos de amor y de perdón.

El Presidente Humala, militar formado hasta en la Escuela de las Américas de Panamá la misma que ganó la leyenda negra de haberse convertido en"fabrica" de Dictadores, dijo el 28 de julio en Lima que no lo será ni legal ni real.

¿Pertenecerá el Comandante a la misma estirpe del admirable Nelson Mandela; del incomparable Pepe Mujica, de las extraordinarias Michelle Bachelet y Dilma Rusef?

En todo caso el nuevo Jefe de Estado tiene como paradigma el "modelo" que impulsó desde el poder el sencillo tornero mecánico Ignacio Lula Da Silva en Brasil.

Ahora las dos economías emergentes; la de Brasil y la del Perú, se miran y se apoyan una en frente de la otra desde el litoral de los dos océanos unidos por los corredores de la integración en construcción en pleno territorio boliviano.