miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿Y ahora quién podrá defendernos?

Libertad
libertad51@gmail.com


La indignación, impotencia y dolor me ha tenido, como a todo el país, el día entero llena de coraje.

Al ver las imágenes de tan brutal intervención, que ahora el Gobierno, a través de su siniestro Ministro del Terror llama “evacuación”, solo muestra la extrema brutalidad, insensibilidad y carencia absoluta de tino de nuestras tristemente célebres “autoridades”.

Me cuestiono:  acaso los indígenas, hombres, mujeres y niños no son personas con derechos?.  Pues, resulta que no!!!. 

Me sigo cuestionando:  es que los periodistas que cubrían la marcha tampoco tienen derecho al trabajo y la población a ser informada?.  Pues, resulta que no!!!!

La represión más violenta que mis ojos han visto, a través de la televisión, los testimonios formulados hoy de parte de los indígenas afectados y la soberbia y prepotencia del Gobierno responden a mis cuestionamientos.

La angurria del poder de este gobierno, que vulnera sistemáticamente los derechos humanos de los bolivianos no tiene excusa, no tiene perdón; excede a la lógica, a la razón.  La indefensión y orfandad de los pueblos indigénas marchantes y de todo aquel que expresa su contrariedad contra el gobierno son las respuestas.  Qué tanto critican a Sánchez Berzaín si Sacha Llorenti es tanto más macabro, indolente y lo peor…imparable y protegido?.

El totalitarismo en el que estamos envueltos es la respuesta.  La violencia, la brutalidad y el abuso parecen ser la bandera en la que se envuelven y se vanaglorian nuestros gobernantes.

Basta de justificar lo injustificable!!!. Basta de vejámenes a los más débiles. Basta de mellar la dignidad de las personas, indígenas y no indígenas. Por favor, BASTA!. 

Tenemos que reaccionar.  No sólo los sectores pero la población entera!.  Tenemos que parar esta ola de masacres propiciadas por los hoy “poderosos”.  Si no nos defendemos nosotros, quién podrá hacerlo?

Hoy me duele mi país, me duele ver impávida, a tanta gente inocente sufriendo.  Deposito aún mi voto de confianza y emplazo al Defensor del Pueblo a cumplir su rol.  Hoy, estos hechos, tienen que ser castigados. Acaso no tenemos a inocentes en cárceles, por el caso Porvenir?.  Pues, esto fue diez mil veces peor que eso. Entonces????.

La sociedad civil también tiene que sumarse a las protestas. Amerita organizarnos, protestar y denunciar estos inenarrables actos de brutalidad primitiva, ignorante y por tanto atrevida.

Defendámonos y apoyemos a los más débiles no solo con comida y agua, pero con hechos contundentes.  Busquemos todas las vías posibles para hacerlo y, de una vez por todas, hagámoslo.  Paremos de sufrir!!!