jueves, 27 de octubre de 2011

ESTAMOS INFORMADOS COMPAÑEROS

Luis Fernando Ortiz Daza
ufo69@yahoo.com


Las elecciones judiciales se llevaron el estigma de la falta de información. Como una profecía auto cumplidora, desde el órgano electoral se vino advirtiendo hace meses, que este sería el problema más grande que afrontarían, debido primero a la cantidad de postulantes, luego vino la poca disponibilidad de los medios a difundir los méritos de los candidatos, la falta de recursos económicos, la inexperiencia de algunos funcionarios, que era una elección inédita y perfectible, el bloqueo de la oposición que promovió el voto nulo, el efecto TIPNIS que copó los medios informativos, la represión en Yucumo, así muchos pretextos para ocultar lo que se venía haciendo: saturando de información a la población acerca de las elecciones judiciales.

Mirando del otro lado, no desde la oposición, se sabía que había una intención manifiesta de ocultar (vaya contradicción) cierta información (de los candidatos), esto provocó, que se mantenga latente el espíritu democrático de la población boliviana, que buscaba información del proceso en sí mismo y no así acerca de los candidatos, ya que estos sólo habían sido elegidos por unos cuantos asambleístas, quedando para el elector ir a votar a tontas y a locas, que finalmente, de acuerdo a los resultados, hubo ganadores y grandes perdedores. Por todo esto, se deduce que no importaron los candidatos, si no el proceso.

Hoy con los resultados en mano, de acuerdo al Órgano Electoral Plurinacional, la participación ciudadana sobrepasa el 80%. Un 80% efectivamente informado por la oposición y el oficialismo, digo efectivamente, porque ambos lograron su objetivo de acuerdo al tipo de información que brindaban a los medios y de estos a su vez al elector. El elector optó en esta elección de manera inteligente, discriminando efectivamente de qué se trataba este proceso, nada más y nada menos de hacer respetar su voto, de salvar a la democracia. Unos apoyando el proceso de cambio a rajatabla, con el fantasma de un pasado que elegía autoridades a dedo, otros, reclamando mayor participación en la selección de candidatos.

Otros datos importantes y que sirven de comparación, además de corroborar de que sí hubo información, son los que se reflejan en el departamento de La Paz, los votos fueron claramente diferenciados: en la ciudad de La Paz, ganan los votos nulos con un mayor margen, en la ciudad de El Alto, ganan los válidos con un margen superior, en las provincias, los votos válidos se imponen absolutamente. Deduzco a riesgo de ser simplista, que en la ciudad de La Paz, pudo más el discurso y los antecedentes de acoso al municipio de La Paz, con los problemas de límites, loteamientos que no fueron atendidos oportunamente por el Gobierno central, además de una campaña agresiva de Juan del Granado y Samuel Doria Medina.

En la ciudad de El Alto, el MAS pierde fuerza, lenta, pero inexorablemente por la incapacidad de gestión en beneficio de sectores que otrora daban un voto duro y militante a este proceso de cambio. En las provincias, donde tiene mayor presencia de información estatal, progubernamental a través de sus medios, se impone el voto consigna, un voto consigna bien informado, pues, la candidata del tribunal agroambiental se impone con porcentajes abrumadores, que solamente en el departamento le significan casi un 90% de votación a nivel nacional.

En relación a los candidatos, pena por ellos, se prestaron de principio y militantemente a ser instrumento de un plebiscito que en principio fue propuesto por el voto nulo y luego manifiestamente por el MSM, que lanza el guante y se lo agarra el Presidente Evo Morales, haciendo campaña abiertamente en una masiva concentración en Plaza Villarroel y en otras concentraciones donde predica que ganará el Sí al voto nulo y al No de pecho de Juan. Además predice un triunfo del 70% y que ésta sería una elección que nuevamente ganaría el partido de gobierno.

Así las cosas, tendremos autoridades electas, el proceso de cambio, aunque cojo, seguirá adelante. Pero, la democracia ha ganado, muestra que está vivita y coleando, algunos pescadores en río revuelto, que no se adjudiquen victoria alguna. El señor nulo y el señor blanco, juntos se impusieron a la doctora farsa. Hora de autocrítica, de humildad, que los que votamos en todo el Estado, estamos muy bien informados.