miércoles, 19 de octubre de 2011

¿Qué paso el domingo 16?

Fernando Barthelemy Taborga
bartarija@gmail.com

Las inéditas elecciones de los magistrados de los más altos órganos judiciales de nuestro país, al análisis de sus resultados nos permiten proponer algunas conclusiones.

Los ciudadanos votan con mayor interés por los candidatos que elegirán directamente, la votación válida para los magistrados al Tribunal Supremo de Justicia, en circunscripción departamental, fue mayor que para los otros tribunales. La pregunta que surge es, ¿no sería más democrático y participativo ampliar el número de magistrados en el Tribunal Agroambiental y Tribunal Constitucional, y los miembros del Consejo de la Magistratura a 9?. Y elegirlos a todos en circunscripción departamental?

Y si para esto se requiere una reforma constitucional, no sería prudente también reformar la selección de candidatos, permitiendo que los candidatos sean calificados y elegidos por las Asambleas Legislativas Departamentales, para justificar un poquito el artículo primero de nuestra CPE, es decir, la condición de Estado con Autonomías.

En el análisis político es probable que el abultado número de nulos refleje la reacción contraria de la población a la forma en que se eligieron a los candidatos, pero también puede ser la expresión popular del hastió de los ciudadanos con la forma en que el MAS gobierna el país estos últimos años.

En cualquier caso, es una manifestación definida de oposición al gobierno.

El voto en blanco tiene otra característica, puede ser la expresión de incertidumbre ante el desconocimiento del ¿para qué? y el ¿por quién? se vota.

El voto válido por otro lado, puede considerarse un voto de respaldo a este gobierno.
Según algunos reportes periodísticos, y el trabajo realizado por empresas prestigiosas dedicadas al estudio de las tendencias del voto en boca de urna, los resultados arrojan más o menos los siguientes porcentajes:

Validos: 40%
Blancos: 20%
Nulos: 40%

Que traducidos en términos de preferencias electorales, significarían un empate entre la oposición y el MAS y un número considerable e importante de INDECISOS.

Cualquier resultado futuro dependerá de quien cautive a estos indecisos.