sábado, 12 de noviembre de 2011

Comedia popular

Carlos Jahnsen Gutierrez
jahnsenca@hotmail.com

Valga el "plurihumor", nueva terminología, trivial pero picante! Docencia no viene de dosis, pero Evo Morlaes nos dio una dosis de docencia de como la política puede ser parodia. Desde hace unos días, como resultado de una comparación tan arriesgada como torpe del casi cantinflesco e interminable arsenal de Evo los cocaleros se tienen que llamar ahora... "llajweros!"

Y los que fabrican la "pasta de llajwa", me imagino que ahora se llamaran "ulupiqueros"....y a los que trafican "la llajwa" tal vez se los llame "locoteros" o "locotitos", dependiendo de la cantidad traficada......ufffff! Ahora en las estadísticas de productos agrícolas el ...Chapare aparecerá como el mayor productor de locoto, ulupica y llajwa.....y demandantes de tomates y productos derivados.

Además se imaginan ahora a los consumidores, de toda proveniencia, metiéndose llajwa a la nariz?

Y ahora también comenzaran los terribles malentendidos culturales. Piensen en las reacciones cuando a uno le ofrezcan a la hora de almuerzo un poco de llajwita!!!!! O cuando el jefe máximo hable sobre su dieta alimenticia y explique al mundo que le encanta la "llajwa", pero obviamente sin pollo...

.......Como "la llajwa" se prepara con "tomates y su jugo", entonces se imaginan el incremento de demanda por tomatitos, lo cual se reflejaría inmediatamente en las estadísticas de pedidos de las fábricas químicas y farmacias.

Si no lo cree, entonces observe como el precio del acido sulfúrico o "jugo de tomatito" se incrementa saliéndose casi por la tangente del TIPNIS....

Además, como el chili no se usa para "la llajwa", entonces los "llajweros" llamarían "chilinos" a todos los que se opongan a su producto y a la carretera que parta "linear" mente en dos al TIPNIS y que permitiría una expansión enorme del espacio agrícola para la producción de "llajwa"! Tenga cuidado, que toda asociación con "chilenos" podría ser debido a un posible consumo mayor de "llajwa".

Y cuidado también que a Evo se le ocurra decir a una "llajwera": "jala-peña". Ella podría malinterpretar esto y tomar como una orden de "jalar una peña", algo que a pesar de un terrible esfuerzo, seria imposible humanamente.

Todo este malentendido mas la sobreproducción de "llajwa" en el Chapare o regiones aledañas podría llevar a que las canchas de futbol del Chapare se las demarque con rayas de "llajwa". Se imaginan, algunos jugadores adictos colombianos tendrían un gran problemita. Jalar cien metros de llajwa no es ni fácil ni chistoso. Jugadores de futbol de Jamaica, en cambio, no tendrían mucho problema que las líneas estén hechas de "llajwa" ya que ellos preferían el "gras" verdecito, algo así como "el perejil" de la llajwa. La desventaja de este extraño comportamiento más de consumidor caribeño y no muy popular en las regiones llajweras seria que un partido de futbol se alargaría en unos 360 minutos, o sea al largo de una charla de Evo con sus llajweros! Vaya trabajo para los árbitros y los ulupiqueros!

Por otro lado algunos presos de Palmasola entrarían en una tremenda crisis de identidad y comportamiento, ya que no sabrían si después de consumir "llajwa" como acostumbran, o se sienten capaces de correr a través de los muros para escapar o si ellos preferirían usar su traseros como "soplete" para derretir rejas y candados.

Tremendo despelote el que causa la retorica y la lengua del jefe "maximaso" solo por haberle robado "la virginidad" a nuestra querida...........ulupica!

O resumiendo a esta retorica divertida con el filosofo Ludwig Wittgenstein: "Los límites de mi lengua significan los límites de mi mundo".

Hanoi, 11.11.11 a las 11:11 horas