miércoles, 30 de noviembre de 2011

DE LA LECHE, EL POLLO Y EL AZUCAR

Guillermo Capobianco Rivera
memocapobianco@gmail.com

Tres productos básicos de la canasta familiar.

Los Acuerdos suscritos entre el Gobierno Central, La Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz y los productores agrícolas es un hecho de trascendencia porque deja atrás el clima de desencuentros que caracterizaron las relaciones el Estado Plurinacional y la región productora por excelencia que es el Oriente boliviano.

Abastecer el mercado interno y producir excedentes para la exportación es una revolución productiva perseguida por el pueblo boliviano desde hace mucho tiempo pero que para desarrollarse necesitaba del concurso y el aliento del Gobierno Central

Es un Acuerdo de trascendencia por que en los hechos en un golpe de timón en la equivocada e injusta política de estado del gobierno del Presidente Evo respecto de la producción agropecuaria bajo el modelo democrático, plural, autonómico competitivo del Oriente Boliviano.

La tierra y región, supuestamente plagada de oligarcas latifundistas y terrateniente, como la había estigmatizado el gobierno en sus primeros años de gestión, no había sido tal si no mas bien la región productiva que al calor de una Reforma Agraria de carácter propietarista, cooperativista y comercial, iniciada hace medio siglo, busco siempre la autosuficiencia alimentaria nacional .

La propiedad de titilación comunitaria de la tierra fue rechazada por los originarios y campesinos productores., el primer rechazo se produjo en la zona de Yapacani en donde predomina la presencia d agricultores "collas" venidos del interior y establecidos mayoritariamente en las tierras del norte integrado.

La extensa cuenca lechera en la gran Chiquitania, la producción avícola en el norte integrado y los valles, mas la industria madre de los cañaverales alrededor de la ciudad de Santa Cruz, constituyen pruebas reasientes de los resultados de una buena y sana política agropecuaria exitosa y sostenible.

Atrás quedo la curiosa aseveración del presidente Evo d que el pollo, producto presente de manera cotidiana en la mesa de familia del pueblo boliviano, tendría efectos distorsionantes en la personalidad masculina de los varones que lo comieran.

Con estos acuerdos tendrían que desterrarse para siempre los Decretos de suspensión de las exportaciones de azúcar pues la industria madre el modelo de desarrollo del Oriente boliviano garantiza la producción suficiente de este alimento básico manteniendo ni duda cabe la regulación y fiscalización de la misma de acuerdo a ley.

Esta democracia boliviana, que derivo en dictadura con fachada legal y constitucionalizada, tendría que lograr mas acuerdo de esta naturaleza para restablecer las confiabilidad perdida en materia de producción alimentaria y rescatar el estado de derecho que reestablezca la libertad y el respeto a los derechos humanos de los ciudadanos que viven bajo el temor y el amedrentamiento de los procesos y juicios sin justicia independiente ecuánime y verdadera.

Pareciera que llego el momento de que la resistencia activa a este proceso de autoritarismo constitucionalizado emprenda una campaña mundial por una amnistía política irrestricta que permita el retorno de sus hogares de nuestros compatriotas desperdigados por el mundo.