jueves, 15 de marzo de 2012

CRUCIFICANDO A CUSI

La paja en ojo ajeno y no la viga en el propio

Tito Pedro Reynaga V.
wreynagavx@yahoo.es

Escándalo. Cusi dijo que los fallos los consulta con la hoja:

"Bolivia vivió ayer una polémica política y judicial tras decir el magistrado del Tribunal Constitucional Gualberto Cusi que dicta sentencias dejando caer hojas de coca y viendo si se posan en un lugar que él considera "positivo" o en otro que le parece 'negativo".(http://www.jornadanet.com/n.php?a=74735-1)

El bienintencionado magistrado Gualberto Cusi, muy consciente de sus limitaciones a diferencia de otros, habría dicho que sus fallos los confía a la coca "la coca habla". Lo que ha generado una tormenta de racionalidad entre políticos y magistrados que se rasgan las vestiduras ante tal "irracionalidad", "broma", "absurdo". Hasta aquí, aceptable.

Lo que ya no compagina con estas posturas es el ambiente ideológico hegemónico en el país, donde se alimentan izquierdistas y derechistas, como oficialistas y opositores (Pachazamax salve a los que no entran en el esquema). El ambiente ideológico boliviano está plagado, precisamente, de irracionalidad, de subjetivismo voluntarista, negación de la realidad y sentido mágico. Producto de la prédica colonialista, que bajo el influjo del pensamiento de Marx, se ha cebado con la ingenuidad de nuestro pueblo desde al menos la segunda mitad del siglo XX, arreciando desde los años 70 a cargo de los recursos de la cooperación y sus ONGs.

A cuyo efecto, hoy, el liderazgo social y político, incluido el intelectual, no ve más allá de sus narices (muy aptas para olfatear donde está la plata). La que vive de espaldas a su propia realidad al servicio de consignas inconsistentes y absurdas: "socialismo comunitario" (nadie sabe en qué consiste tal cosa, "suma qamaña" (frase trivial), "revolución proletaria" (cuando en los hechos resulta sólo en dictadura de la elite-partido), "otra globalización es posible" (¡cuál!), "estado plurinacional, autonomías" (cuando cada vez se concentra más el poder en manos del Presidente), "defendemos a la Pachamama" (pura farsa ante el imperio de los intereses oficialistas y de oposición), "sistema mundo capitalista" (un concepto que tergiversa el pensamiento del Marx que dicen interpretar), "la sagrada hoja de coca" (¡qué de sagrado puede haber cuando se la usa como materia prima de la criminal cocaína y se fomenta su cultivo!), "cumbre social" (no es más que una reunión de militantes del MAS), que "el estado es mal administrador es invento del imperialismo" (cuando la experiencia de nuestro país con empresas estatales muestra su fracaso rotundo, reproduciendo un hecho casi sin excepción en el mundo, y a pesar de que la URSS y el socialismo de economía estatizada ha fracasado en todas partes), "Lucha contra el narcotráfico" (y el narcotráfico sigue creciendo), "sepultaremos al capitalismo" (sin idea de con qué lo reemplazarán), "seremos como Suiza" (y a más de 6 años, seguimos siendo el país más pobre de Sudamérica), etc. etc. etc.

Y es que el populismo, la ideología dominante, vive de la irracionalidad y la mentira, del truco de palabras y el artificio que oculta las verdaderas intenciones: el sometimiento de la sociedad desde el poder político para sacar beneficio personal de la riqueza pública (esencia del colonialismo interno). Lo que explica que ahora se esté disponiendo de más de mil millones de dólares para crear más empresas estatales, que darán nuevas y mayores opciones de enriquecimiento a los que están en el poder. ¿Compra o vende algo el estado boliviano sin que medie la coima, el diezmo o quinciño, del que habla el mismo Presidente? En países como el nuestro, herederos de la colonia feudal española, la intervención del estado en la economía sirve principalmente para formar una burguesía delincuencial, que por esa condición fuga sus capitales al exterior, dejando sólo pobreza en el país(volveremos sobre el tema).

¿Quién es más irracional? Gualberto Cusi que consulta sus fallos con la coca o los ideólogos y políticos que sostienen ideologías absurdas. ¿No es acaso irracional el posmodernismo? ¿No es absurdo insistir con el socialismo de economía estatizada, como receta nueva del desarrollo, a pesar de su fracaso rotundo en el mundo? ¿No es irracional el marxismo, insostenible ante la lógica y ante la realidad social?¿No es acaso irracional el artificio con el que el endiosado Hegel pretende sostener su sistema: que el puro ser por carecer de determinaciones equivale al no ser (Cfr. Ciencia de la Lógica). ¡No seamos fariseos!

¡De qué se extrañan! Cusi está en la onda. En la onda irracionalista que domina el escenario ideológico del país. Es uno más de los intoxicados por el populismo de rostro indigenista, predicado por intelectuales marginales del mundo desarrollado (nada que ver con nuestras tradiciones y cultura). ¿No es irracional y hasta ridículo decir ante la prensa que la "Pachamama se enoja" comentando el terremoto de Chile? El Primer Mandatario pone la muestra.

Cusi es una más de las víctimas de la deficiente educación fiscal y la formación recibida en la universidad "popular, científica y antiimperialistas" bajo "cogobierno paritario docente-estudiantil", donde elites burocráticas y profesionales han hecho feudos a su beneficio. Y, del caldo de cultivo de la ideología populista que tiñe de absurdo e idiotiza a nuestros mejores cerebros.