jueves, 19 de abril de 2012

Centro de articulación de América del Sur

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

La pobre actuación de nuestra delegación en la VI Cumbre de Cartagena de Indias en Colombia nos obliga a repetir una vez más lo que hemos sostenido por más de una década: Bolivia, por geografía,por historia y por destino es el centro de articulación de América del Sur.

Fortaleza utilizada por otros países como Brasil que desarrolla una política de expansión económica y política muchas veces a costa de sus vecinos.

Es el caso de Bolivia.

Brasil es el principal factor de poder para que Bolivia se desgaste en el tema de la partición del TIPNIS; necesita el vecino la carretera por el medio de la provincia Chapare por razones de costo - beneficio en la ruta de exportación de su potencial soyero hacia los puertos del Pacífico.

El Gobierno Boliviano, que también tiene interés de hacer de esa carretera un área de producción masiva de coca y sus derivados –entiéndase cocaína-, desgasta su imagen ante el mundo sensibilizado por las políticas ecológicas de defensa del medio ambiente.

El sistema mediático calla el tema de las gigantescas represas hidroeléctricas que en este momento construye Brasil en Jaurú y en Santo André sobre el Rio Madera y cerca a la frontera boliviana.

La estrategia consistiría en dar con los hechos consumados.

Los entendidos en la materia hablan de un desastre ecológico de magnitud en la amazonia boliviana con territorios anegados, la extinción de peces y el surgimiento de epidemias que pondrán en riesgo la salud y la vida de los pueblos amazónicos.

Dicen que en este momento trabajan por lo menos 80.000 obreros en la construcción de las gigantescas represas que cambiaran el rumbo de las aguas del Madera destruyendo la armonía ecológica de esa parte del país.

¿Por qué FOBOMADE, entidad del cuidado ecológico del Beni, no dice nada?

Entretanto, el Estado Plurinacional, en sus luchas hegemónicas internas alentadas desde Palacio, no asume de una vez por todas que Bolivia, además de Plurinacional en lo interno es multilateral en política exterior y que debe proclamar su neutralidad ideológica, poltica, militar y geopolítica para constituirse jurídicamente en lo que ya es: un centro de articulación económica y democrática en el corazón mismo de Sudamérica.

Bolivia tiene por lo menos siete corredores de exportación construidos con su propio esfuerzo que hoy utilizan los vecinos en su propio beneficio tanto aquellos del litoral Atlántico como Brasil, Argentina y Paraguay y puertos en el Pacifico como Chile y Perú.

Todos ellos usufructúan, ya en este momento, de la infraesructura que construyó la democracia y hasta el nacionalismo revolucionario de los años cincuenta cuando Santa Cruz de la Sierra y sus aguerridas mujeres peleaban en las calles por el 11% sobre la producción de petróleo en boca de pozo.

El l gobierno boliviano construyó en la época el puente metálico sobre el Rio Grande a la altura de Puerto Pailas, obra gigantesca que garantizó por décadas hasta ahora el flujo comercial hacia Bolivia inclinando la balanza comercial hacia el gigante Brasil hasta que llegó la exportación de gas que puso las cosas en su lugar.

Por esto y mucho más, Bolivia es hoy el centro articulador de la vida económica en el centro de Sudamérica, pero esa realidad no es tomada en cuenta a la hora de perfilar un Proyecto de País para seguir empantanados en la visión jacobina, bolchevique - estaliniana del núcleo ideológico que rodea al Presidente Evo Morales.