jueves, 26 de abril de 2012

NOSOTROS HACEMOS COMO QUE TRABAJAMOS...

"NOSOTROS HACEMOS COMO QUE TRABAJAMOS, Y ELLOS HACEN COMO QUE NOS PAGAN"

(Médicos y maestros contratados por el estado "socialista comunitario")

Walter Reynaga Vasquez
reynagavw@yahoo.es

1. Una risueña descripción que se popularizó en la URSS de las últimas décadas antes de su desaparición: "Nosotros hacemos como que trabajamos, y ellos hacen como que nos pagan". La que en boca de los trabajadores describía con indisimulada amargura su descontento por lo esmirriados de los sueldos que recibían del gobierno socialista de la segunda potencia mundial, la poderosa Unión Soviética, en plan de patrón empresarial.

"Nosotros hacemos como que trabajamos y ellos hacen como que nos pagan". Descripción que da cuenta de una realidad natural de la economía socialista, de la economía en manos del estado, que se puede desglosar en los siguientes términos:

a) Quelos trabajadores hacen como que trabajan. En otras palabras, que la gente trabaja de mala gana, mezquinando sus fuerzas y con menosprecio de su responsabilidad. Un problema que no fue poca cosa, porque contribuyó determinantemente a la destrucción de la economía que Stalin había desarrollado a fuerza de amenaza y castigo para la clase trabajadora.

b) Que en el socialismo, el trabajo se paga en proporción al habitual mísero rendimiento laboral.

De donde no puede resultar otra cosa que un escenario económico decadente y ruin. Absurdo por donde se mire. Salvo que se imponga un gobierno estalinista haciendo trabajar a la gente látigo en mano.

2. ¿Extraordinario… incomprensible? No. Por el contrario, algo propio a la economía estatizada. Algo muy común y habitual en nuestro país. Como se puede ver de la situación en la que están los médicos y los profesores que trabajan para el estado. Quienes hoy están sosteniendo sacrificada lucha… por trabajar menos y ganar más.

Configurando un sistema de salud pública deplorable, con médicos orillados a trabajar a desgano, con desprecio por sus pacientes y sus males, sobre quienes proyectan su mal humor y frustración. Profesionales, que inician su jornada de 6 horas, media hora tarde y terminan media hora antes.

Con maestros que toman sus funciones docentes como algo marginal y carente de importancia, que han olvidado lo que significa responsabilidad y esfuerzo por producir… (saber y capacidad en sus alumnos). Que han perdido toda idea de correspondencia entre retribución y producción. Gente que desprecia su sueldo y su profesión como desprecia su jornada laboral, de 4 horas --con vacación pagada por cerca de 3 meses al año, que en el área rural puede llegar a 4 ó 5 meses--. Razón de los míseros resultados de la educación en nuestro país, a la cola de Latinoamérica, una región ya caracterizada por sus bajos niveles de educación (véanse los informes PISA de la OCDE).

3. Como se ve, aquí, en Bolivia, también cabe eso de: "Nosotros hacemos como que trabajamos, y ellos hacen como que nos pagan".

¿Cómo explicar esto? Es que aquí, vivimos también realidades socialistas. Con la economía estatizada desde la Revolución Nacional movimientista (1952) y hoy reforzada por el "socialismo comunitario" o "suma qamaña" de Evo Morales.

Los problemas de la construcción del socialismo en nuestro país son mucho mayores que los que sufrió la URSS, porque aquí vivimos en una suerte de maridaje entre el colonialismo interno y el colectivismo marxista. Un coctel potenciado en su capacidad depredadora e irracionalidad material y moral. Esta es nuestra realidad estructural. Ese es el problema.