lunes, 12 de noviembre de 2012

¿Es pertinente pensar en una Nueva La Paz?




Nuevas ciudades por todas partes

Desde las ciudades que, con mínima planificación, emergieron en las recientemente colonizadas tierras del "salvaje" oeste norteamericano, hasta las ciudades campamento que nacieron alrededor de emprendimientos industriales, mineros o petroleros, muestran que la creación de nuevas ciudades no es un concepto nuevo.
Sin embargo, el acelerado proceso de urbanización que sufre el planeta, el incontrolable crecimiento de las ciudades y la creciente demanda de espacios habitables de mejor calidad, han puesto nuevamente en agenda la creación de nuevas ciudades.

Cada semana, casi cada día, emergen nuevas ciudades a lo largo y ancho del planeta; algunas responden a la necesidad de mitigar la presión demográfica que sufren las ciudades actuales, otras son propuestas de modelos ecológicos, algunas son planificadas como polos de desarrollo económico y otras, la mayoría, surgen obedeciendo las fuerzas del mercado, como meros desarrollos inmobiliarios.

El Sector Privado

Desde Dubai hasta Chile, pasando por Argentina y Canadá, grandes superficies de terreno son identificadas por agentes inmobiliarios, empresas constructoras u organizaciones financieras y, previo estudio de mercado y diseño arquitectónico, son ofrecidas al público mediante agresivas campañas de marketing.
Masdar City en Abu Dhabi, Corauma en Chile o Nordelta en Argentina, ejemplos de iniciativa privada, son poblaciones nuevas que albergan a 20, 50 y hasta 250 mil habitantes y tardan no más de 15 años en parecer ciudades.

Ciudades ecológicas

Muchos de estos desarrollos inmobiliarios aplican políticas ecologistas, aun cuando solo sea para acceder a beneficios e incentivos estatales que promueven gestión eficiente de residuos sólidos, consumo eficiente de energía o reciclado de agua.

Dongtang en China, Dockside Green en Canadá o Sherford en Inglaterra son ciudades nuevas planificadas alrededor de valores ecologistas: usan y generan energías limpias disminuyendo su huella de carbono, cuentan con sistemas de reciclado de agua e infraestructuras que fomentan el uso de formas de transporte no contaminantes.

El estado  y las nuevas ciudades

Son pocos los casos en que el estado y los privados se unen para crear nuevas ciudades en respuesta a las demandas no económicas de sus sociedades: Brasilia en Brasil, Camberra en Australia y San Petersburgo en Rusia son de los pocos ejemplos de ciudades creadas e impulsadas por los gobiernos.

Sin embargo, donde el estado es más visible es en la promoción económica y ejemplos como Shénzhen en China, ciudad destinada a atraer inversiones extranjeras en tecnologías emergentes, Baja Silesia en Polonia, ciudad que nació y creció debido a la actividad minera impulsada por el estado o Costa Ibérica en España, región que surge bajo el impulso del turismo, muestran que el factor económico es decisivo para la intervención estatal.

Nuevas tendencias

Otro tipo, menos frecuente, de nueva ciudad es aquel cuya creación obedece al interés primario de desconcentrar o mitigar la presión demográfica que se da sobre centros urbanos pre existentes donde el territorio o suelo ya no soporta más carga humana y la densidad vertical ha alcanzado cotas de saturación, en esos casos se busca  aliviar la presión desconcentrando la demanda hacia nuevas áreas cercanas.
Entonces surgen las "ciudades satélite" o "ciudades paralelas", centros urbanos adyacentes a grandes ciudades pre existentes o áreas metropolitanas muy congestionadas que mantienen fuertes lazos operacionales con sus "ciudades madre", tal como sucede entre La Paz y El Alto o los suburbios de El Cairo y Hong Kong o, como ejemplos más extremos, las favelas de Rio de Janeiro o Buenos Aires que pasan a integrar las manchas urbanas de las ciudades que les dieron origen.

Un último tipo de nueva ciudad que emerge como respuesta a la intensa presión demográfica es aquella que forma una "unidad nueva y funcionalmente independiente"; alejada, generalmente, más de 100 kilómetros de su "ciudad madre", sin conexión cotidiana, solo se mantienen lazos culturales y administrativos importantes, el control lo tiene la "ciudad madre", trata de explotar características locales del lugar elegido como paisaje, clima o disponibilidad de terrenos.

Ejemplos de tales ciudades semi independientes pueden hallarse después de la segunda Guerra Mundial en regiones cercanas a Londres o Paris y en las ciudades actuales de Shanghai, Sao Paulo o Yakarta. Son ciudades que desconcentran la población de sus ciudades madre al mismo tiempo que desconcentran sus actividades administrativas y comerciales, provocando importante alivio en el tráfico y congestión de las urbes.

La Paz

La Paz es una ciudad que sufre no solamente la presión demográfica de una población que crece persistentemente sino que también padece la inhabilitación constante de terrenos ya habitados debido a que se edifica en terrenos de alto riego.

La cantidad de gente que llega a La Paz en busca de oportunidades y aquella que se ve afectada por desastres de origen natural, necesita de lugares donde desarrollar una existencia digna y la oferta de espacio habitable en la urbe paceña es ya casi nula, solamente queda aguzar la mirada y buscar lugares alternativos donde vivir en el futuro.

El desafío no solamente está en encontrar el lugar adecuado, hace falta, también, reunir a los posibles interesados e interesarlos, encarar los desafíos del futuro y plasmarlos en un emprendimiento sostenible, con buena calidad de vida y… atractivo.

Edwin Butrón