lunes, 21 de enero de 2013

CON CARMELO, LA DIGNIDAD Y LA UNIDAD

Carlos Hugo Laruta Bustillos
chlaruta2012@hotmail.com

El MAS con una acusación infundada retiró a Ernesto Suárez, Gobernador del Beni, democráticamente electo en abril de 2010.

De allí surgió un masivo sentimiento de molestia que completó un escenario regional de abusos y atropellos políticos y culturales, el TIPNIS incluido, realizados por el MAS en nombre del "proceso de cambio" que en el Beni implicaba la sustitución de las élites tradicionales (ganaderos, empresarios, partidos históricos) por una nueva élite de dirigentes sindicales prebendalizados, casi todos ellos de origen "colla", matizados con exMNRistas y exADNistas.

Pero la rabia contenida no construye y se trabajó mas bien la posibilidad de unificar a todos los benianos democráticos, en la certeza de que el MAS dividía con rencores y odios a su pueblo, bajo un poderoso movimiento democrático de unidad departamental por la Dignidad del pueblo beniano. En este punto, Primero el Beni, Unidad Nacional, el MNR, Convergencia Nacional, unieron sus fuerzas para enfrentar el atropello gubernamental y proponer una alternativa política a los benianos.

Y la Unidad se encarnó en la candidatura de Carmelo, seleccionado en 2 encuestas sucesivas como el beniano notable de mayor respaldo entre varios otros líderes. Y con Carmelo se diseñó el eje de la propuesta de Unidad pues fue candidato de todas las organizaciones políticas que impulsaban la Unidad: Primero el Beni, Unidad Nacional, rl MNR, Convergencia Nacional.

Las esperanzas que movilizaron a los benianos democráticos fueron la Autonomía y la Democracia. El MAS paralizaba la Autonomía y había que recuperarla y darle vida para que brinde bienestar a todos los benianos, para que los profesionales benianos no sean relegados y el MAS no extorsione a ese pueblo diciendo que si no ganaba el MAS no habría proyectos ni recursos. También el MAS violó la Democracia y los derechos indígenas cuando los indígenas del TIPNIS se opusieron a un proyecto que busca geopolíticamente fracturar a Beni de Santa Cruz, liquidar a Trinidad como capital del Beni, abrir el TIPNIS a los avasalladores cocaleros, y destruir el corazón ecológico del TIPNIS.

El 20 de enero, los benianos dijeron su palabra. Con el arma más noble de la democracia, con el voto, le dijeron al Gobierno del MAS que los benianos tienen Dignidad y que lucharan por la Autonomía y la Democracia. El 20 de enero, Carmelo ganó y con él ganó la Dignidad, ganó la democracia, ganó la UNIDAD.

Y aunque Jessica y el MAS buscaron comprar conciencias al regalar más de 100 motocicletas, motosierras, televisores, ventiladoras, juegos de ollas y de sartenes y canastones de alimentos, venció el juego limpio de la Unidad democrática, venció la austeridad de su campaña, venció la viabilidad de su programa de Gobierno, y venció la Dignidad beniana.

Lo que viene ahora, la gestión de 2 años de Carmelo y la Unidad, debe ser avaluada con mesura y sabiduría política. Sin exitismos, sin reiteraciones de viejos errores de elitización de la política, sin el abandono de la raíz popular del Gobierno de Carmelo Lens, y sobre todo realizando la reforma moral que los benianos quieren para garantizar un Gobierno departamental eficiente y transparente.

No es hora de revanchas ni venganzas. Es hora de mostrar a nuestro pueblo que los de la Unidad democrática (PeB, UN, MNR, CN) podemos hacer una política diferente.