jueves, 24 de enero de 2013

LAS CARRETERAS DEL CENTRO DE SUDAMÉRICA

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

De entre los 1.600 Km. de carreteras construidas por este gobierno con dineros del TGN, resaltan aquellas que han completado el "Corredor bioceánico Central de Sudamérica" que une el Puerto de Santos y la metrópolis de San Pablo, en Brasil, con el Puerto de Arica e Iquique en Chile y el Océano Pacífico.

Es un "corredor" que tiene un inmenso valor estratégico.

Una especie de "Canal de Panamá" pero de asfalto entre ambos océanos; un paso necesario y obligado por donde el transporte pesado internacional transporta en contenedores miles de toneladas de productos de ida y vuelta evitando "subir" hasta el Canal o "bajar"hasta el "Estrecho de Magallanes".

Se está hablando de miles de millones de dólares en ahorro de tiempo, costos y distancia para centenares de camiones de alto tonelaje que transportan día tras día miles de toneladas de productos de ida y vuelta atravesando el territorio nacional.

Sólo para tener una idea, los 700 km.de distancia entre Santa Cruz y Puerto Suárez, ciudad de la frontera con Brasil, antes se los recorría en diez o doce horas, actualmente se lo hace en apenas seis.

El "antes" fue obra de la democracia y de los vilipendiados "gobiernos neo liberales", el ahora no es mérito "exclusivo" del Estado Pluri sino la suma de factores positivos como el la exportación de los hidrocarburos, el precio de nuestras materias primas y el auge del comercio internacional.

El Gobierno del Presidente Morales tiene una parte de mérito, quien puede negarlo.

El corredor bioceánico central se potencia con excelentes carreteras ya terminadas y en servicio que van desde Asunción en Paraguay y desde Buenos Aires en Argentina y que se articulan en el gran módulo de la red vial fundamental que es la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Los efectos económicos multiplicadores de la construcción y puesta en servicio de estas carreteras son inmensos.

La articulación con la carretera San Ramón – Trinidad, por ejemplo, es de una importancia estratégica fundamental para el desarrollo del hermano departamento del Beni y su integración al mercado nacional y global a través de su rica e intensiva ganadería.

O el Corredor bioceánico Nor –Este que atraviesa toda la Gran Chiquitanía y las Misiones Jesuíticas desde Pailón - Los Troncos-pasando por San Javier y Concepción en dirección hacia San Ignacio de Velasco y San Matías, frente a San Luis de Cáceres y Cuiabá en el gigantesco Brasil.

Las carreteras en Bolivia, consolidan y expanden el centro geopolítico de Sudamérica, ésa debiera ser la "marca fundamental" de nuestro país abrazando en una sola voluntad colectiva a todas sus naciones, regiones, etnias y culturas.

Unidad en la diversidad con identidad propia y soberanía, se lo repite tantas veces hasta el cansancio.

Un solo Proyecto Nacional de integración; una sola cultura patriótica emergente de unidad y desarrollo.

La historia, la geografía, las culturas y el destino común están señalando el camino a seguir como aconteció hace días en el hermano Departamento del Beni.

La Doctrina "Jacobina" de odios, y resentimientos "doctrinarios" obsoletos del Siglo XVII, debieran ser sepultados en la historia "para siempre".