lunes, 25 de febrero de 2013

EVO ESTA OBLIGADO A PRONUNCIARSE POR EL CAMBIO DE NOMBRE DEL AEROPUERTO

Eduardo Campos Velasco
eduardocamposdc@yahoo.es
Asambleísta Departamental - UN

Ya son casi 3 semanas desde que en una sesión borrascosa, la mayoría oficialista del movimiento al socialismo (MAS) en la asamblea legislativa departamental de Oruro, aprobó de manera precipitada la ley 045 de nominación del aeropuerto Juan Mendoza, con del presidente Evo Morales. Esa decisión, que no considero el marco legal vigente respecto a las competencias que tiene la asamblea departamental, es la que ha provocado el disgusto generalizado de los orureños y motivado un paro de actividades la pasada semana. Sin embargo, pese a las protestas y movilizaciones que cada vez se hacen más evidentes, no se advierte el mínimo interés por parte de los asambleístas del oficialismo por enmendar el error y superar el conflicto.

Como conoce la opinión pública, en pasados días, concretamente el día jueves 21 de febrero de 2013, los asambleístas de oposición (UN – MSM) hemos presentado un proyecto de ley abrogatoria de la ley 045, con la finalidad de corregir el error cometido por la bancada de movimiento al socialismo en la asamblea, desagraviando al ilustre héroe nacional don Juan Mendoza y Nernuldez, cuyo nombre lleva el aeropuerto de Oruro y también para presentar disculpas al presidente Morales, por el manejo inadecuado de su nombre e investidura.

Pese a que se solicitó tratar el tema con dispensación de trámite y con carácter de urgencia, hasta la fecha no se conoce un pronunciamiento oficial de la directiva de la asamblea que permita el pronto tratamiento de la iniciativa de ley. Esta actitud, de dilación la calificaríamos, no está haciendo otra cosa que enervar los ánimos de las instituciones obreras y cívicas de Oruro, las que amenazan con nuevas movilizaciones, anunciado un paro de 48 horas para los días jueves y viernes de la presente semana.

Es lamentable el desinterés que la directiva de la asamblea departamental por resolver el conflicto, misma que sumada a declaraciones que efectúan algunos militantes del partid de gobierno, tratando de desprestigiar la personalidad del primer piloto boliviano, don Juan Mendoza y pretendiendo enaltecer desmedidamente la personalidad de presidente Morales, no hacen otra caso que agravar la situación.

No es pues admisible una comparación semejante que pretenda equiparar la personalidad del presidente Morales con la del héroe Juan Mendoza. Semejante comparación, entre un hombre notable de la historia orureña y boliviana con el presidente en funciones, es un verdadero despropósito que sólo puede acabar enlodando la imagen de ambas personalidades.

Por ello, resulta urgente que el propio presidente Morales se pronuncie al respecto. Su silencio, sólo está contribuyendo a que sus correligionarios mantengan su actitud tozuda de desconocer la historia, agraviar al ilustre Juan Mendoza y perjudicar su propia imagen.

Confiamos en el buen sentido y responsabilidad del primer mandatario, que tiene la obligación ética, moral y política de velar por la convivencia pacífica de los ciudadanos, más aún en las actuales circunstancias, cuando el conflicto se debe al manejo inapropiado e interesado de su propio nombre, en desmedro de la historia y dignidad de los orureños. El presidente Morales, bien puede pedirles a sus correligionarios de la asamblea legislativa departamental de Oruro, que viabilicen el tratamiento de la ley abrogatoria de la ley 045, lo que permitirá resolver el conflicto y el retorno de la paz y tranquilidad.

Ya vendrán tiempos en los que producto de la valoración de lo que hizo Evo Morales durante su mandato por Oruro, reciba el reconocimiento ciudadano; única vía para que en el devenir de los tiempos, queden perennes las acciones de aquellos que contribuyen a mejorar la sociedad en la que les toco vivir, como es el caso de don Juan Mendoza y Nernuldez, quien nunca busco, ni dinero, ni fama; sino el engrandecimiento de Oruro.