viernes, 23 de agosto de 2013

RE: ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL ABORTO

Sergio Sánchez Armaza
sergiosanchezarmaza@yahoo.com

Discúlpeme Marcelo, creo que usted está mal informado y repite el discurso fácil que no promueve el ejercicio neuronal, acentúa la miopía y la confusión y sólo da pie a la satisfacción de su ego fundamentalista. Permítame explicarle:

1. Hay que desmitificar en la sociedad boliviana que hay personas a favor del aborto. Acá de lo que se está hablando es de la despenalización del mismo, o sea de que cuando una mujer recurre a este procedimiento, en primer lugar no se muera por las condiciones en las que se realiza el mismo y en segundo lugar que el hecho no implique que la mujer vaya a la cárcel según lo establece actualmente la ley.

2. Ninguna mujer que ha pasado por este procedimiento lo hace por deporte, por gusto o por "hobby", lo hacen por circunstancias, por necesidad, porque son violadas en sus hogares o fuera de ellos, por falta de prevención y planificación familiar, porque una mujer que es madre tiene menos oportunidades que usted o yo en todos los ámbitos de la vida. Además, aunque este procedimiento en general lo hacen las mujeres a solas ha tenido corresponsables hombres para que pase ¿verdad? No cuestionamos mucho esa corresponsabilidad ¿no es cierto? Sólo como un ejemplo banal y sin ningún sentido acaso si se penaliza a las mujeres por aborto ¿no se debería penalizar a los hombres por coautoría intelectual y fáctica?

3. Contrariamente a lo que piensan los sectores fundamentalistas, con opiniones de sentido común y plagadas de prejuicios moralistas, que quieren mezclar los preceptos religiosos con lo que pasa en la realidad que supera con creces (nos guste o no) dichos preceptos, argumentan que despenalizar el aborto será utilizado como método anticonceptivo. Los datos en países que han tomado esta valiente decisión demuestran que no, que todo lo contrario, que como todo se abre y se transparenta, las personas empiezan a utilizar métodos de planificación familiar y anticoncepción, para no llegar a esta situación extrema, se evita la muerte de las mujeres y se evita llegar a la concepción de fetos que tengan que ser abortados. Usted no se haría operar la próstata numerosas veces por gusto, por un estudiante de primer año de medicina y en un espacio mugriento, ¿verdad? Yo tampoco. Y seguro a una mujer tampoco le gusta exponerse por deporte, gusto, o hobby a un procedimiento quirúrgico tan íntimo y delicado cada vez, ¿no cree usted?

4. Si no se despenaliza el aborto, los fetos que nos preocupan a todos, seguirán muriendo, sólo que no habrá cifras oficiales, sino que se seguirá premiando lo clandestino del asunto: el enriquecimiento de practicantes, cirujanos y también matarifes inescrupulosos que realizan este proceso en nuestras narices y sin control alguno; y seguiremos eludiendo responsabilidades para que no nos rebote en la cara toda esta hipocresía social que busca tapar con un dedo el sol. Y por supuesto las mujeres seguirán muriendo también por haberse practicado este aborto en condiciones miserables o comprometiendo sus posibilidades de embarazos futuros, por haberles destruido el aparato reproductor en una mala praxis clandestina. ¿No han sido las prohibiciones en la historia de la humanidad siempre los peores detonantes en el surgimiento de mafias, más muertes y más violaciones a los derechos humanos? Véase el alcohol o la droga.

5. Usted o yo podemos creer en lo que queramos, Jesús, Buda, Mahoma o la Pachamama, pero no toda la realidad se puede interpretar a través de los libros sagrados y sus intermediarios. En nuestro país y probablemente al lado de nuestra casa hay abortos y coincido con usted que en una sociedad menos atávica, donde funcione el Estado de Derecho, menos patriarcal, machista, hipócrita y prejuiciosa, esto no debería pasar, pero en la nuestra, que no es así, pasa. También hay homosexualidad en el mundo, hay métodos anticonceptivos y hay transfusiones de sangre y cada quien podrá interpretarlas como pecados, pero usted coincidirá conmigo en que no por eso penalizaremos a homosexuales por serlo, a las parejas que usan métodos anticonceptivos o a las personas que tienen la necesidad de una transfusión ¿verdad?, finalmente vivimos en una estado laico. Por tanto, ¿con qué derecho, por una influencia fundamentalista, moralista y religiosa se penaliza un hecho como el aborto?

6. Seguramente si usted escribe es porque tiene algún tipo de conciencia formada que le permite pronunciarse ante una injusticia (por eso yo le explico que la penalización del aborto es una injusticia), pero no lo he escuchado muy activo pronunciándose contra la pedofilia, la fortuna de la iglesia católica y su escándalo con la banca en un mundo de pobres y la discriminación contra las mujeres que por principios promueve la iglesia, o ¿justificaremos la violación de un niño porque la hace un intermediario de Dios en la tierra?

7. Por último y no menos importante, permita a un aficionado a las letras, explicarle que la palabra "ceno" para referirse al pecho o mamas de una mujer (o al centro de algo) se escribe con "s"; de otra manera se refiere a "cenar".