miércoles, 25 de septiembre de 2013

¡CONFIRMADO! El Odio deja de ser parte de la campaña electoral

José Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Puede que sea solo una elucubración serpenteante o simple pensamiento quimérico basado en un subjetivismo atípico e ingenuo. Para todos es conocido que ya arrancaron las campañas para las próximas elecciones presidenciales y el partido en función de gobierno parece haber extirpado de sus corazones ese odio y resentimiento frontal contra diferentes latitudes del país. Al parecer, las imágenes indigenistas de la llama, el sol, la pachamama ahora son parte de un pasado cercano y los intereses se han volcado a zonas tropicales cuando hace tiempo atrás, el centralismo aún reinante era asfixiante y constrictor.

El simple hecho de asistir a la Expo Feria en Santa Cruz ya es una muestra de una evolución tardía y forzada pero ponderable al final. El mandatario del Estado concurrió y observó de manera directa lo que es capaz de generar y concentrar nuestro país mientras en otras latitudes miles de citadinos maldicen las marchas y huelgas que paralizan el movimiento y por ende las labores cotidianas. Finalmente ese aparente terreno hostil de los "cambas" ahora se ha convertido en el reducto electoral del MAS y la frase lapidaria es:"Vinimos para quedarnos".

La tarea de los asesores, allegados y entorno de Evo Morales debe ser frenética y sin tregua con el pensamiento puesto en la reelección y por ende perpetuidad en el poder, sin embargo no está demás nutrir esa corriente de salvadores de la patria con algunos conceptos claros, precisos e inequívocos que su líder debe tener en mente las 24 horas del día y pronunciarlos de manera coherente, clara y firme:

DEMOCRACIA En una acepción moderna y generalizada, es el sistema en que el pueblo en su conjunto ostenta la soberanía y en uso de ella elige su forma de gobierno y, consecuentemente a sus gobernantes. En democracia todos pueden expresar libremente sus opiniones. Es un error garrafal interpretar que quienes no coinciden con los actos y acciones del gobierno son conspiradores, infiltrados y personas que quieren desestabilizar al hermano Evo

JUSTICIA Pequeño monumento o figura de una señora ostentando una balanza y espada (Diosa Themis). Lo teórico y quimérico es pensar en una Justicia PRONTA Y OPORTUNA. Lo cierto es que la justicia no es independiente y está dirigida por hilos políticos que demuestran intereses mientras muchos ciudadanos, otrora líderes van huyendo del país, enferman y mueren. Con fortuna unos pocos esperan salir algún día en libertad aunque también la salida pueda ser en catafalco. ¡Qué justicia!

SOBERBIA Lo más aproximado a los comportamientos de algunos jerarcas de Estado, orgullo, altivez, altanería, arrogancia, jactancia, petulancia, insolencia, sinónimos que muestran un temperamento y personalidad intransigente y aproximada a la dictadura.

VICTIMISMO Sensación enfermiza y recurrente que no está muy lejos de la paranoia y que ve a enemigos hasta en la sopa y que pretende siempre culpar a alguien aunque ya no exista o esté fuera de nuestro territorio. Victimizarnos siempre parece ser una carta de presentación de muchos bolivianos, en especial quienes manejan el poder. ¡Pobrecitos!

ORDINARIEZ Qué mejor manera que recurrir a los sinónimos. Tosquedad, incultura, rudeza, brusquedad, indelicadeza, grosería, descortesía. Todas estas características encajan en algunas alocuciones, expresiones y comentarios del excelentísimo presidente cuando actúa ante multitudes, chascarrillos, bromas y expresiones subidas de tono causan risa forzada, hilaridad. ¡Aplaudan todos los funcionales, inclusive las ministras!.

No es la intención del articulista denostar la personalidad del mandatario oriundo de Orinoca pero por lo menos estas y otras observaciones hay que corregirlas y trabajarlas. Se entiende que el Presidente de los bolivianos es modelo de ejemplo, salvando su condición de ser humano imperfecto. Interpretando un sentir común generalizado en todo el país, cuánto no quisiéramos que el Presidente deje de cometer estos errores y depure su comunicación. Como ya esta echada la suerte, de aquí a 30 años hay que aprender y evitar hacer mas de lo mismo por la dignidad y respeto a Bolivia y a los bolivianos.