viernes, 18 de octubre de 2013

LA DEFENSA DE LOS LÍMITES DE ORURO

Eduardo Campos Velasco
Asambleísta Departamental - UN
eduardocamposdc@yahoo.es

(Mientras el gobierno departamental de Oruro no asuma de manera responsable y estratégica la defensa del territorio los problemas de límites seguirán siendo recurrentes.)

Como ya ha sucedido en anteriores año, una vez más comunidades orureñas colindantes con el departamento de Potosí, se ven afectadas por el avasallamiento de tierras, sin que el gobierno central y lamentablemente el propio gobierno departamental, hagan lo suficiente para impedir esas arremetidas. Se trata ya de una estrategia repetida de varias comunidades potosinas, aledañas a territorio del departamento de Oruro para "avanzar" kilómetros adentro en territorio orureño, en su afán de consolidar su presencia en áreas que nos les corresponde.

Esta situación que se ha hecho recurrente en los últimos años y no sólo en el sector de Coroma - Quillacas, no se resolverá definitivamente mientras el gobierno departamental de Oruro no asume su rol de representar los intereses del departamento y deje de estar pendiente de las instrucciones del nivel central, las que casi siempre las acata muy complacientemente.

Es penoso, pero mientras los avasallamientos que ejecutan comunarios potosinos en territorio orureño cuentan con el respaldo de su propio gobernador, como se sabe; las movilizaciones, denuncias y – en este caso – la huelga de hambre de de comunarios de Rodeo, no es atendida por la primera autoridad del departamento.

Así, muy difícilmente podemos esperar una solución en favor de los intereses de la región y por el contrario, se abren las condiciones para que - ya sea por las persistentes incursiones a nuestro territorio o en el marco de los procedimientos legales y administrativos que están en curso - Oruro acabe perdiendo territorio. Esa es la gravedad de la situación, misma que debiera ser asumida de manera prioritaria e urgente por la principal autoridad departamental.

Oruro, tiene cinco procesos limítrofes interdepartamentales que se paralizaron mientras se elaboró el nuevo marco jurídico que rige esta materia; sin embargo, dicha ley, la ley N° 339 ya fue promulgada el 31 de enero del 2013, así como su reglamentación, el D.S. N° 1560 del 27 de abril del 2013. A partir de ese momento, las unidades territoriales autónomas con problemas limítrofes, vale decir, gobiernos departamentales, municipales y pueblos indígenas, deben tramitar ante la instancia pertinentes, la prosecución de sus procesos, ya sea acogiéndose a la nueva disposición (la ley 339) o manteniéndose en la anterior disposición, la ley 2150 del 2000

Estamos en octubre del 2013 y no se conoce a la fecha que la gobernación de Oruro haya iniciado las acciones correspondientes para encarar la solución de límites en los cinco casos pendientes. La pregunta entonces salta a la vista. Por qué no lo hace? , qué está esperando la Unidad de Limites del gobierno departamental para implementar una estrategia que convenga a los intereses del departamento en la defensa del territorio de Oruro?

Esa fue la preocupación por la que el 8 de agosto del presente año, solicite a la gobernación, mediante Petición de Informe Escrito (PIE) para que informe de las acciones que se estuvieran tomando en defensa del territorio del departamento de Oruro; la misma me fue respondida en fecha 28 de septiembre de 2013, sin dar explicaciones satisfactorias. En fecha 25 de septiembre de 2013 en sesión extraordinaria de la Asamblea legislativa Departamental, el Director de Unidad de Limites de la gobernación presto Informe Oral, mismo que no pudo absolver las preocupaciones señalas. De ambos informes, el escrito y el oral, se desprende que Oruro no cuenta con una estrategia concreta para enfrentar el tema límites y que peligrosamente está dejando que los acontecimientos acaben impongan ventajas en contra nuestra.

En mi criterio, como están las cosas, deben encararse de manera inmediata acciones que contribuirán a resolver el tema límites en favor de Oruro.

Primero, en el caso del reciente avasallamiento a la comunidad de Rodeo, el gobernador debe recurrir de la manera más pronta y enérgica ante el ministerio de autonomías para que la ministra Claudia Peña se haga presente en Oruro a fin de que esta instancia, haga cumplir las actas de pacificación de la zona que se han firmado, mientras se logre la definición jurídica administrativa definitiva del tema límites entre ambos departamentos.

Segundo, ante la eventual renuncia del director de la unidad de límites de la gobernación en pasados días, debe nombrarse en ese cargo a un profesional de la mayor calidad técnica en la temática para que asuma esa función, jerarquizando además la unidad con la contratación recursos humanos entendidos en la materia (juristas, geógrafos, historiadores, etc.), equipo técnico con el que pueda diseñar una estrategia coherente y exitosa en defensa de los intereses departamentales.

Tercero, sobre la base de la jerarquización de la unidad de límites, debe diseñarse a la brevedad posible, una estrategia diferenciada para cada proceso en particular, definiendo la conveniencia o no de acogerse en cada caso a la nueva disposición o manteniéndose en la anterior norma.

Cuarto, el gobernador de Oruro debe apersonarse ante el Instituto Geográfico Militar (IGM) para que - acatando una minuta de instrucción del ministerio de Defensa del año 2000 - retire los mapas cercenados del departamento de Oruro que lamentablemente ha sido utilizados en los dos últimos censos y que de manera generalizada, se utilizan por casi todas las reparticiones públicas del nivel central. De igual manera, en el ámbito departamental, debe encargarse de hacer cumplir el tenor de la ley 025 de retiro del mapa distorsionado del departamento de Oruro.

Quinto, el gobernador, antes que organizar expresiones cívicas paralelas, como sucedió en el caso de la defensa del nombre del aeropuerto Juan Mendoza, debe generar la cohesión de todas las instituciones regionales en defensa de los límites departamentales, buscando hacer de esta causa, la causa de todos los habitantes del departamento.

No es responsable contribuir una vez más a la división de los orureños en este tema, lo que corresponde es unir fuerzas en la defensa de los intereses regionales. Es evidente que alguna gente desesperada de protagonismo (de un lado y otro) pretenderá aprovechar la situación para beneficio personal, mezquindades que no deben hacernos perder de vista la importancia de la causa común. La Unidad de los orureños es fundamental para la defensa de su territorio.

¡¡¡Oruro se respeta!!!