viernes, 22 de noviembre de 2013

DOBLE AGUINALDO

Melby Patricia Paz Ojopi
pazojopi@yahoo.es

Recién me estoy reponiendo del asombro que causo a muchos de los bolivianos, la desfachatez con que lanzo el Decreto Supremo "DOBLE AGUINALDO", al principio esta noticia recibí con beneplácito, cuando me di cuenta del real trasfondo, sentí una gran indignación, preguntándome, hasta cuando su gobierno va a meternos los dedos con este tipo de disposiciones, que lo único que logran, es crear más brechas a un pueblo herido de muerte.

Este tipo de medidas, provocan en el conjunto de los bolivianos, la duda ¡si Ud.,! gobierna una Bolivia "imaginaria", donde sus habitantes viven en un paraíso, que su sueño ha creado y que aún despierto su estado ilusorio no le permite darse cuenta de la verdadera realidad.

Usted, sus ministros, y los acólitos que lo rodean han salido a defender a la palestra lo evidente, dando respuestas evasivas a preguntas concretas, gritando que ahora, los empresarios producen más, que los gobiernos municipales, tienen más recursos en sus arcas que aún no han sido gastados, que las universidades también están captando dineros de la participación, en fin según usted "vivimos en el Olimpo como dioses".

La clase media baja a la cual yo pertenezco, todo un tiempo ha vivido de su trabajo, es decir no laburo no manyo, pero ahora con su gobierno, esta clase media vive cada vez peor, me explico, sus adeptos resentidos, nos discriminan porque "dizque" somos caras. Los que nunca tuvieron donde caer, ahora con su sueldo de 30,000, pueden hacer "su mercado" en el KETAL, entonces no tiene que lidiar con la casera del mercado, ni el vendedor de la calle, quienes obviamente no distinguen, que comprador tiene o no tiene poder adquisitivo, y tratan a todos por igual, ofreciendo sus productos a precios totalmente inflacionarios. Tampoco tienen que lidiar con el trufista o el micrero, por que ahora cuentan con movilidades a su disposición, que por cierto son de uso de la institución y no así de los funcionarios o autoridades de turno. Los transportistas hacen lo que les da la gana, realizando trameajes y llevando a que nosotros tengamos que gastar un monto oneroso para retornar a nuestras casas.

Me complace saber que la mayoría de los bolivianos rechaza su medida, porque nos damos cuenta que sólo es "una burda política" utilizado por demagogos, que tienen el descaro de aclarar que el DOBLE AGUINALDO, es tan sólo para el sector activo y no para los jubilados, acaso no sabe que hay familias enteras que esperan el sueldo de un jubilado, porque es el único monto seguro que disponen. Dígame como hacer entender a un ser de la tercera edad que no tendrá su premio, pero será el primero en sufrir la inflación.

Señor presidente BOLIVIA, somos todos los bolivianos, indios, caras, pobres, ricos, gordos, flacos, en fin todos, BOLIVIA, no sólo son los resentidos de sus acólitos o los cocaleros, que ahora son ricos gracias al gobierno de turno.