viernes, 10 de enero de 2014

ïEVO A FUKUSHIMA!


Carlos Jahnsen Gutierrez
jahnsenca@outlook.com


El 6 de Agosto de 1945 "Little Boy", una bomba atómica norteamericana con una fuerza explosiva equivalente  a 13.000 toneladas de TNT, con una temperatura de 5.000 grados centígrados y con una velocidad de 1.500 km por hora, se precipita sobre Hiroshima. El 9 de Agosto del mismo año “FatBoy”, la segunda bomba fue lanzada sobre Nagasaki.

Hiroshima y Nagasaki marcan el comienzo de una locura atómica humana y también el de un gigantesco proyecto de investigación de sus consecuencias. Médicos japoneses y americanos documentaron y monitorearonel estado de salud de 120.000 sobrevivientes. Sus resultados  son hoy en día la base para todas las estimaciones de riesgo en el campo nuclear tanto en las dosis radioactivas "aceptables y razonables "para los trabajadores de plantas nucleares, comopara la planificación de la protección civil en caso de catástrofes nucleares. ¡Chernóbil (Ucrania) 1986  y Fukushima muestran cuan efectivos son estos planes, esto es, son absolutamente impotentes!

En los años cincuenta del siglo pasado, Japón comenzó con la construcción de plantas nucleares. El argumento principal para imponer esta técnica en una sociedad que en carne propia sufrió las devastadoras consecuencias de la misma, fue que el uso civil de la energía atómica no se podía comparar con el uso militar de la misma. Hoy en día, Japón tienemás de 50 plantas nucleares. Valga como nota residual de esta locura: La Agencia Internacional  de Energía Atómica las categoriza como sumamente seguras. Ya desde la catástrofe de Chernóbil actúa sin cansancio un lobby y coro internacional atómico de improvisadores, consoladores, manipuladores y mentirosos. Su objetivo es convencer a las sociedades del carácter limpio, inofensivo y súper seguro de la energía atómica. ¡Desde Fukushima, el 2011, se sabe que la seguridad absoluta de las plantas atómicas es una gran mentira! Las catástrofes atómicas, bien pueden ser interpretadas por sus consecuencias, como el lanzamiento de una bomba atómica contra su propia población. Las consecuencias de salud y ecológicas de Chernóbil aún son enormes. El biólogo y miembro de la Academia Rusa de Ciencias Alexei Jablokow (http://stopnuclearpoweruk.net/sites/default/files/Yablokov%20Chernobyl%20book.pdf) calcula después de un análisis extenso de datos, que la cantidad de muertos debido a Chernóbil es de 900.000 a 1,8 millones de personas. Aquí incluye el a las personas que morirán en el futuro, a consecuencia de Chernóbil.

Desde Diciembre del 2013, Morales se adhiere a ese lobby y coro de mentirosos, farsantes y manipuladores, esta última característica perfectamente dominada por el presidente Plurinacional y sus acólitos. El gobierno del MAS se recomienda como “Filipillo y portero” de las transnacionales atómicas. Disculpe sociedad, ¿qué era la Pachamama? 

Este Presidente de un Estado forajido, dominado por el lobby coca-cocaína, el que hace y deshace con impunidad, sin responsabilidad y sin ninguna ética, con una Asamblea Legislativa que no controla y es incapaz de imponer control alguno; el jefazo de una “elite” política que actúa como vocero de la oligarquía cocalera que envenena y corrompe a la sociedad de Bolivia, el que en ocho años de Gobierno creo un sentimiento de país que se asemeja mucho a un sarcófago hecho de represión, violencia y corrupción, él, justamente él asegura ahora que Bolivia está cerca de tener energía atómica (¡sic!). ¡Energía atómica en un país con ingentes recursos naturales para el desarrollo de una energía ecológica, sostenible y verdaderamente limpia, no solo es ridículo, es criminal! Ni siquiera el argumento de la utilización de energía atómica para fines pacíficos, de investigación y en la medicina legitima el desarrollo de energía atómica en Bolivia y en una región como en Sudamérica. ¡El hecho que Argentina y el Brasil la tengan no significa que Bolivia repita esa locura! ¡Los costes y problemas de la energía atómica los cargaran en los siguientes diez mil años!

Es palpable que Evo Morales así como sus asesores no tienen la más mínima idea de lo que el Presidente habla y todos ellos conciben en sus mentes degradadas por el poder, coqueteando con isotopos radioactivos, divagando sobre energía y poder atómicos. Para hacer la sátira real perfecta y no disimulando mejor sus intenciones ocultas, ni siquiera presentó su idea frente a una Academia de Ciencias, sino frente a militares. ¡Bueno, embobados tienen para soñar largo!

Las plantas nucleares necesitan continuamente enormes cantidades de agua, entonces no sería nada extraño que en el sueño radioactivo evista, se apunte a construir la primera planta atómica plurinacional cerca del TIPNIS. ¡Claro, Evo les prometió luz! Hoy por hoy, los bolivianos tienen  problemas de manejar  la creciente basura que se produce en los centros urbanos. Ni hablar de la basura institucional que producen los responsables políticos actuales. Entonces, enunciando  uno de los muchos puntos nocivos derivados de esta tecnología y no resueltos, la pregunta es legítima y ni una deidad como Evo Morales la podrá responder:¿Dónde se depositaria la basura atómica que tiene un periodo de semidesintegración entre diez mil y cien mil años, con las técnicas más avanzadas “solamente” 500 años? ¿Tal vez en Orinoca? ¿No es suficiente que las  bases cocaleras  del MAS violan a la Pachamama día y noche, envenenando la tierra y los ríos como efecto del “riesgo residual” de la producción masiva de coca y cocaína?  

Observamos que la fantasía de poder de Morales es megalómana, estratosférica. El ya no se mide con la simple oposición política. Su “falo” político-machista y el de los militares entregados a esas ínfulas de poder, necesitan ahora, potencia, energía atómica. ¿Para qué? ¿Se avista una nueva y enorme fuente de corrupción? ¡La desfachatez política de este "Little"o "FatBoy” andino en potencia, así como su energía destructiva no parecen tener límites! 

Con su nube de habla y pensamiento, cargada de basura radioactiva, él y todos los responsables políticos del MAS ya cometieron un crimen capital contra la sociedad boliviana y la Pachamama! Que quede claro en la consciencia y memoria de la sociedad.

Como para Evo Morales y el MAS la energía atómica es pacífica y hasta inofensiva, sugiero que él y sus cocaleros del Chapare se vayan urgentemente a Fukushima para apoyar a los trabajadores japoneses en la limpieza de los reactores. La dosis radioactiva absorbida por materia viva de 400 mili sievert por hora, equivalentes a 4000 tomas de rayos X, medidos en los reactores nucleares japoneses, tal vez podrían ser neutralizarlos con unos buenos acullicos. ¡Y este sí sería el primer aporte concreto de la así llamada diplomacia de los pueblos!