jueves, 19 de junio de 2014

¿LA UNIDAD POSIBLE?




-->
Tito Hoz de Vila Q.
titohoz@hotmail.com

Si bien me he alejado de la política partidaria, mantengo un fluido contacto con diplomáticos y de rato en rato con gente de prensa y analistas a quienes respeto, con quienes converso sobre diferentes tópicos de la vida de nuestro país, de modo que al leer esta nota tuya, me he tentado en meter mis narices con el siguiente comentario:

1.- Es difícil que se produzcan alianzas o frentes, cuando en cada uno de sus componentes, existen segundos a bordo, que están mas interesados en asegurar su curul, que por el exito que pueda lograrse como suma de fuerzas. Por ello fracasan las "negociaciones", cuando en uno de los lados puede haber, por ej. un candidato de peso para el Senado de su Departamento, que pudiese ser desplazado por otro de su mismo Departamento, en caso de producirse una alianza.

2.- Coincido contigo en que llevar "mas de lo mismo", por lo general, en lugar de sumar, resta; sin embargo, existen excepciones contadas con los dedos de una mano, con personas que por su trayectoria, mantienen un buen nivel de aceptación entre sus electores y por ello "suman" en lugar de restar.  Sin pretender hacer un listado, Ernesto Suarez es un ejemplo:  joven, habla claro, inspira confianza, sólidos principios, matrimonio ejemplar, lo que lo hace aún mas atractivo para el voto femenino sin presumir de ello (como hemos tenido algunos candidatos), no utiliza el histrionismo populachero, tan antipatizado por la gente de prensa y por el ciudadano común.

3.- Recordemos que el 2005, no obstante de que un mes antes de las elecciones de diciembre, "Tuto" aventajaba por mas de 20 puntos a Samuel de UN y a Nagatani del MNR, ninguno quiso sumar y mantuvieron sus candidaturas, alentados por dirigentes de sus partidos, que ya habían calculado poder alcanzar los votos necesarios en su circunscripción, para lograr un curul, por más que a nivel nacional, hubiesen hecho un papelón.

Sabemos que lo ideal sería que los candidatos a la Presidencia con más posibilidades de obtener un decoroso resultado, pudiesen suscribir un acuerdo, por el que se comprometan a que, en función de lo que señalen encuestas que merezcan respeto por su seriedad e imparcialidad, retiren su postulación en favor de quien las encabece de manera nítida.

Será esto factible? ...¿Podrán bajarse de las nubes y de su ego y percibir.. al menos por un instante, la realidad objetiva?; ¿tendrán amigos de verdad, que les adviertan de la paliza electoral a la que se exponen?

Un cordial saludo,
-->