jueves, 14 de agosto de 2014

LA MALA HORA DEL QANANCHIRI


Walter "Puka" Reyesvilla Méndez
aguadoble@yahoo.es

La opinión gráfica firmada por Lusbel en el matutino El Diario (12-08-14) muestra a los candidatos en la carrera hacia la presidencia en esforzado paso por la pista pero quien –según esta imagen- a pesar de llevar la delantera parece el más fatigado es el presidente-candidato Morales Ayma ya que lleva a sus espaldas un pesado fardo que le impide avanzar con mayor ventaja. Esa carga es su compañero de fórmula, el Qananchiri, como se lo conocía en los círculos subversivos que frecuentaba.

En una entrevista en el programa "No mentirás" (13-08-14) al ex ministro de educación del régimen que fuera expulsado del mismo y retirado de su candidatura a Gobernador de La Paz por haber estado vinculado a un escándalo en vía pública, Félix Patzi, confiesa que el MAS lo ha invitado a retornar a sus filas -como lo ha hecho con Abel Mamani y Justa Cabrera, quienes no la pensaron dos veces y se alinearon con el régimen de inmediato, o con Filemón Escóbar, que mandó a rodar a los oficialistas- pero que ha puesto precio a su reincorporación: el alejamiento del Qananchiri del partido de Gobierno.

¿Qué ha ocurrido para que, en su tránsito de asaltante ilustrado a bon vivant de la política, este personaje se hubiera convertido en poco menos que lepra para propios y extraños?

Cuando digo "propios", obviamente hago referencia a cercanos suyos que andan repartiendo con generosidad pruebas de la existencia de una red de favores que ha puesto a la defensiva al mentado Qananchiri. ¡No se estrelle contra el mensajero, señor Iluminado; busque en casa –en su dacha, diría un malintencionado bien informado- aunque lo que vaya a encontrar no sea del agrado suyo!.

Y como si fuera poco, resulta que tras la detención de un sicario extranjero, éste se permite develar que era parte del grupo de inteligencia del aludido Qananchiri y que la computadora que le incautó el Ministerio Público contiene información de Estado que podría comprometerlo seriamente. ¡Qué tal!

Así pues, estos últimos días han sido pródigos en revelaciones sobre el modus operandi del Iluminado. Una piadosa dama podría decir "es que su pacto con Belcebú ha comenzado a pasarle factura", de una importadora, agrego.