jueves, 25 de septiembre de 2014

ENCUESTITIS


Paúl Antonio Coca Suárez Arana
Twitter: @paulcoca

Cada vez más nos acercamos al 12 de octubre, fecha en la que están marcadas las Elecciones Generales, y es evidente la guerra electoral no solamente de oficialistas contra opositores, sino entre los propios opositores, en procura de obtener el respaldo popular en las urnas.

La guerra electoral viene marcada por la tendencia que marca las encuestas, y todos los partidos en carrera por el poder aseguran que las encuestas publicadas en medios de comunicación no son reales, y que la que ellos "manejan" les dan sitiales de privilegio, y todo al extremo de generar una tendencia propia de "encuestitis" para guiar a la opinión pública para que les apoye.

La gran pregunta es ¿Podemos confiar en las encuestas? La respuesta es muy complicada, ya que las encuestas son un reflejo de cierta percepción y valoración de las personas que son encuestadas y que en ese momento tienen una opción definida, opción que puede llegar a confirmarse al momento del voto o cambiarla de manera radical. De igual manera, mucho influye si las encuestas son realizadas en el área rural o urbana además del momento en que se las efectúa, y a quiénes se las toma.

En las Elecciones Generales de 1989, las encuestas daban al populista Conciencia de Patria (CONDEPA) el 0.5% de votos en la escala nacional y apenas el 1% en el departamento paceño, y los resultados no fueron los reflejados en las encuestas, ya que CONDEPA arrasaba en La Paz, y lograba una bancada de dos senadores y nueve diputados.

En 2002, las encuestas mostraban que el MAS tenía un respetable cuarto lugar, y las encuestas fueron rotas cuando Evo Morales terminaba segundo y Sánchez de Lozada (MNR) era primero, siendo que todas las encuestas mostraban que el ganador sería Manfred Reyes Villa, quien terminaba tercero en los resultados oficiales.

En 2005, las encuestas daban que el MAS de Evo y PODEMOS de Tuto Quiroga iban a terminar en un empate técnico, pero Morales arrasa con el 54% de la votación, y ninguna encuesta pudo predecirlo.

Las actuales encuestas reflejan algunos aspectos interesantes: Que el MAS volvería a ganar y en Primera Vuelta; que Tuto Quiroga está subiendo en intención de voto; que Samuel Doria Medina se ha estancado en su crecimiento electoral; y el bajón electoral de Juan Del Granado.

La única y real encuesta que va a valer es la del mismísimo 12 de octubre, en donde los ciudadanos tenemos que ir a las urnas a sufragar con absoluta responsabilidad, pensando en lo mejor para el país.