lunes, 17 de noviembre de 2014

BEBÉ ALEXANDER, MÁRTIR DE UNA SOCIEDAD ENFERMA


Luis Fernando Ortiz Daza



Otra vez la violencia nos golpea en la cara, la misma que nosotros reproducimos como una cultura enferma que no encuentra salida al maltrato que nos auto infligimos, somos audaces para juzgar y no somos capaces de amparar, de creer que uno es inocente hasta que se pruebe lo contrario. Esto lo aprendemos en casa cuando como padres no escuchamos a nuestros hijos que nos dicen suplicando que el vaso se cayó y se rompió por esa acción.


Nuestra sociedad está enferma y gran parte de la culpa que siga así es lo que reproducen los medios que recurren a fuentes poco creíbles, que no investigan más allá de los intereses partidarios, hubo un crimen con un bebé de 8 meses. Casi todos los medios titularon que este bebé fue violado, que hubo negligencia médica, hay 10 personas acusadas "formalmente", detenidos la mayoría de ellos por la presión ejercida. Se acusa a personal de salud y se espera que la sangre llegue al río.


La historia de Alexander el bebé de 8 meses nos dice que convivía con sus padres que eran alcohólicos y que por este motivo fue trasladado al hogar Virgen de Fátima, el bebé llegó al hogar el 13 de julio cuando tenía 4 meses con el problema de maltrato por consumo de bebidas alcohólicas de sus progenitores. Supuestamente en el hogar, el 13 de noviembre fue abusado sexualmente, el médico y la enfermera de turno del hogar, notaron que tenía problemas de salud, lo trasladaron a dos nosocomios, en el primero, el Hospital del Niño, no lo atendieron y lo derivaron al Hospital de Munaypata donde falleció. El director del Hospital del Niño en el programa de Fides Tv, aclaró que el bebé llegó con paro cardio respiratorio y que no había que hacer ya que sufrió varios pre infartos, además que la sala de terapia intensiva estaba colmada.


Eju tv  medio de monitoreo titula: "El bebé mártir de Bolivia: sufrió maltratos desde su nacimiento y muere tras brutal violación". Agrega: "Negligencia del gobierno boliviano en el control de hogares de acogida, pese a reiteradas denuncias del a Defensoría del Pueblo. El menor de ocho meses, interno en el hogar Virgen de Fátima de La Paz, murió por laceraciones y hemorragia interna, tras horrendo abuso sexual." Llama la atención el trato que da este medio a la noticia que raya más de la crónica roja y manifiesta un serio problema patológico reflejo de falta de ética periodística. Se nota además la intención del medio de afectar al Gobierno.


La Agencia ABI gubernamental respaldó esta aseveración a través del informe de autopsia elaborado por el médico Cristian Vega, según el cual la causa de la muerte es anemia pro hemorragia interna y traumatismo anal por laceración penetral. Luego se van dando aclaraciones en medios de la Televisión en la que se dice que posiblemente las laceraciones anales sean producto de un objeto contundente pudiendo tratarse de un termómetro u otro objeto, casi descartándose el tema de violación con un miembro masculino.


Pero, vamos a las autoridades, la ministra de justicia pide cárcel, quiere sentencia, no importa quienes sean porque los medios se lo exigen, caiga quien caiga, los médicos a la cárcel, que  se los muestre,  que la muestren a ella que está trabajando. Son los medios que a nombre del público, micrófono en mano hablan en nombre de la opinión pública, no se pide investigación transparente, no se pide que no se vulneren los derechos humanos de las personas, el daño moral y psicológico a inocentes no se trata fácil, queda el sentimiento de culpa, la vergüenza pública, etc.


Será que se atreva hoy el personal de salud a tratar a pacientes con la misma prontitud a sabiendas que el sistema judicial digitado desde el gobierno y los medios va a meter presos a inocentes, habrá negligencia médica, pero, hay que probarla, no hay que linchar a los profesionales de salud, tenemos una cultura del ajusticiamiento por encima de la razón y el respeto a la verdad y a la inocencia.


Sin acusación formal tenemos condenados, cabezas de turco para satisfacer el ego de autoridades mediáticas que aprovechan la desgracia y la miseria para su minuto de fama, dejen trabajar a la fiscalía. Se está acusando de infanticidio directamente a todos los presuntos implicados, inclusive a una personal del hogar de 19 años a la que se califica en los medios que por su edad no está capacitada, por lo tanto es infanticida y va a prisión preventiva. El gobernador de La Paz dice que van a llegar hasta las últimas consecuencias, ¿acaso esa es su labor?, ¿No es labor del ministerio público?


Presiones políticas de los medios a los políticos y presiones políticas de los políticos a los medios, es como si se tratara de un tema electoral, se acusa sin apreciaciones técnicas, sin la palabra de jueces y fiscales, éstos a su vez son presionados por la opinión de gente exaltada por los medios que piden pena de muerte e inclusive piden que a los presos del país se les dé solo pan y agua..


Más grave aún, Cocarico afirma: "No sabemos bien lo que ha pasado, ha llegado al Hospital del Niño y se lo derivó por falta de espacio, según nos informan. La autopsia no hace referencia a qué hora habría pasado el hecho. Pareciera que la enfermera lo llevó sin esa lesión al Hospital del Niño", declaró la autoridad en conferencia de prensa. ¿Qué tal? La autoridad  hace pensar e infiere que violaron al bebe en el hospital o en el trayecto.


Así están los medios y los políticos, desinformando y reproduciendo las claves de una sociedad enferma por falta de educación y de justicia. Si queremos justicia, aprendamos a razonar, a dejar que las autoridades capaces investiguen, los medios dejen de recurrir a fuentes que no tienen que ver con el problema y las supuestas fuentes, si no saben nada, que sean honestas y que callen la boca, dejando a los demás hacer su trabajo. Como va la cosa, no se hará justicia al bebé.