martes, 27 de enero de 2015

[Aula Libre] Hace 70 años



Hace 70 años.

 

Cynthia Perou G.

 

En la mañana del 27 de enero de 1945, el oficial del ejército soviético, de 32 años, Anatoly Shapiro puso el primer pie en el escenario más grotesco y vergonzoso que la humanidad haya conocido. Entró al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, el más terrible de los 71 campos que establecieron los nazis en Europa. Allí, Shapiro pudo "liberar" a 500 prisioneros –todos ellos judíos- que habían sobrevivido al exterminio de 1.2 millones de sus congéneres desde mayo de 1940 hasta enero de 1945 en aquél campo de muerte.

 

Los espantosos acontecimientos sucedidos a lo largo de la II Guerra Mundial, tienen su epítome en el Holocausto judío.  El exterminio sistemático de más de seis millones de seres humanos, llevado adelante por un grupo insignificante de psicópatas asesinos, cuya intolerancia y estupidez era sólo comparable con su ignorancia, debe servir hoy en día para reflexionar profundamente sobre las atrocidades que los grupos extremistas pueden hacerle a la humanidad entera.

 

No todos los alemanes de la época eran nazis.  De hecho, estoy segura que no representaban a la mayoría de los alemanes de aquellos tiempos. Sin embargo los más de 18 millones que conformaron las fuerzas armadas nazis desde 1935 a 1945 fueron suficientes para desencadenar la muerte de más de sesenta millones de personas alrededor de casi todo el mundo. La mayoría de los alemanes no eran soldados, ni nazis, ni simpatizantes, pero eso no importó.  La demencia de un puñado de sujetos, llevó al mundo a la conflagración más horrorosa que se ha visto.

 

El día de hoy, en que se recuerda este triste acontecimiento, se hace pertinente la pregunta sobre el rol que juegan las mayorías cuando estas se convierten en intrascendentes.  En efecto, resulta que es muy simple ponerse del lado de esas "mayorías" y dejar que las minorías hagan lo que se les antoje, siendo finalmente quienes representan a todos.  Les pasó a los alemanes, les pasó a los japoneses y les está pasando actualmente a los musulmanes.

 

Según algunos analistas, los llamados yihadistas suman alrededor de 250 millones de personas en todo el mundo islámico, es decir, algo más del 20% de toda la población musulmana del planeta y, sin embargo, están comenzando a convertirse en la representación de una supuesta religión de paz y hermandad.

 

La II Guerra Mundial tuvo profundas connotaciones raciales y era de esperar que la humanidad hubiera superado sus perjuicios sobre "los otros" luego de tanta muerte.  Sin embargo ahora, parece que la III Guerra Mundial tendrá marcadas raíces religiosas. No hemos aprendido nada en todo este tiempo, hasta el punto que seguimos nuestras disputas por temas de clase, raza o religión.

 

Yo me pregunto ¿cuánta gente más debe morir por sus creencias políticas, religiosas o por su pertenencia a un grupo social o étnico? Creo firmemente que la única raza superior es la raza humana, aunque haga enormes esfuerzos por demostrar lo contrario.   



__._,_.___

Enviado por: CYNTHIA PEROU <cynthia_perou@hotmail.com>


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___