jueves, 15 de enero de 2015

[Aula Libre] NOS TOCA A NOSOTROS



NOS TOCA A NOSOTROS

Por: Carlos Tony Sánchez

Hace unos días – muy de mañana – mientras el aroma de un cafecito Copacabana inundaba los aires hogareños y tomaba unos huevos entre mis manos para degustarlos, mi esposa - siempre acuciosa - me preguntó el motivo de mi sonrisa. No tuve reparos en decirle que el Sr. Nosiglia era el causante de mi satisfacción matutina. Ella asintió con su cabeza, pues sabía de mi afinidad con  las gentes de agallas, entendiendo que los 54 años, las dos costillas fracturadas y el tercer puesto hasta ese momento, hacía de este boliviano, un buen motivo para disfrutar el día que Dios nos concedió.

Seguidamente comenté, a mi joven y dulce compañera, que recordaba que en mi niñez (yo ya estoy al borde de la jubilación) la sensación de triunfo y el orgullo de ser boliviano era fugaz, tan tenue o intensa, como momentánea suele ser la luz de una luciérnaga o el fulgor de un rayo. Y así continuó siendo, sin cambios. Una costumbre nacional. Me explico.

Como un cuarto de siglo atrás, el entonces Pdte. de Bolivia, Paz Estenssoro, nos anunciaba: " Bolivia se nos muere"; y bajo ese telón lúgubre, se echaban a la calle a decenas de miles de bolivianos, trabajadores de las empresas del Estado; se comenzaban a repartir los despojos de esta Patria, a cuanto comerciante vil apareciese para hacer fortuna en el medio de la miseria humana. Madre Bolivia, era violada por algunos de sus propios hijos y sus cómplices extranjeros. Miles de familias emigraron al Chapare, engrosando las filas de los campesinos dedicados a la siembra de coca, del cual emergió ¡ Oh destino ¡ el hombre que hoy lideriza los cambios trascendentales en este país.

Paz Estenssoro tenía razón, Bolivia se moría…y fue precisamente otro allegado suyo, el Pdte. Sánchez de Lozada, quien le dio el tiro de gracia… Bolivia murió acribillada, entre los gritos y súplicas de sus hijos.

Sin embargo, en ese mismo – trágico como glorioso instante - una nación emergente era parida… abría los ojos con el último hálito y entre el humo de la metralla: el Estado Plurinacional de Bolivia.

Hace como 50 años Jaime Laredo, un  eximio violinista cochabambino tocaba en la Casa Blanca. Años después Ana María Vera, pianista paceña notable hacía lo propio; el profesor Jaime Escalante inspiraba a cientos de miles de estudiantes hijos de migrantes en EEUU; el cruceño Roly Aguilera, conseguía ganar con los chicos de su Academia un  campeonato Mundial infantil, Fabio Zambrana internacionalizaba "La Bomba", llevando su significante gorrita.  Lográbamos clasificar al Mundial de fútbol. Los Kjarkas eran plagiados…en fin.

A pesar de ello, todos esos notables logros que nos levantaban el ánimo y la cabeza, por unos días…. Se diluían como el agua entre los dedos…y volvía a nosotros esa agria sensación de ser un patio trasero y abandonado, ese punzante tumor cerebral que nos recordaba nuestro lugar en el mundo, en el tercer mundo…en el inframundo. Sólo la tenue e intermitente luz de una luciérnaga, o el fulgor atrevido y fugaz de un rayo…nada más que eso, evitaba la disolución de nuestra utópica como insulsa existencia. Un país "lumpen".

Hasta que - por la gracia de Dios, quien es el que exalta al humilde y derriba al soberbio - llegó a Palacio, un campesino y dirigente cocalero, un indígena originario de Orinoca. Orureño el hombre. Uno que le gana al sol en levantarse.

Aquel, el de la chompita, Foros Internacionales y decisiones extraordinarias. Uno que preside y que provee tanto soluciones a los pobres como frases graciosas a los mediocres, nutriéndoles su banal existencia. El hombre excepcional surgido de los terrones agrestes del altiplano de la pobreza marginal del Sur, por ello despreciado, pues no surgió de los muladares de Dickens. El de la estirpe de Don Avelino Siñani, galardonado por sus contribuciones a la educación, a pesar de no ser el mismo, académico; visionario, cuyos sueños de grandeza y disciplina de trabajo son evidentes en la transformación de nuestro país. Y con él, un ex guerrillero. El Q´ananchiri, cuyo intelecto favorecido incuba envidias en los salones de la realeza tradicional.

Ambos, solo hombres, de virtudes patentes y defectos agrandados por sus denostadores. Hombres, solo hombres, pero no alimañas.

Y, cuando volvíamos – sorprendidos - a ser propietarios de nuestro suelo y sus riquezas, se vino una avalancha de honores a quienes nos representan, reconocimientos - inevitables – de organismos internacionales. Se vinieron – una y otra vez - a nuestra tierra los grandes y poderosos de la Tierra a celebrar sus concilios, y nuestro nombre, ¡ nuestro nombre ¡… sentaba presencia en el mundo y en la estratósfera. Entonces, cada logro de este país, se comenzó a volver frecuente y la dignidad se nos fue apoderando del alma; casi sin darnos cuenta, comenzamos a erguir la cabeza y mirarnos con aprecio.

No es – hoy – éste o aquel que destaca o logra una meta. No es Evo quien viaja en el FAB 01. No son Evo y Alvaro los "Honoris Causa"; no son los dos bolivianos ex presidentes que se baten a capa y espada en tierras lejanas, contra el Mapocho invasor, permitiéndonos percibir - aunque aún no las tengamos -, el aroma de las olas nuestras; no es Walter haciendo comer el polvo a otros con  su osadía y coraje…somos nosotros, nosotros en ellos.

 Y esa sensación, no la es más. Es convicción y pertenencia. Ya no es más temporal, es permanente. Ser boliviano es un orgullo único, como para ser gritado al estilo chaqueño, como para inhalar doble aire y ensanchar el pecho, como para enfrentar ejércitos. No hay miedos que nos dobleguen; nuestros héroes… Doña Juana y Doña Bartolina, Don Tupaj y el cumpa Cañoto, el Tcnel. del Chaco, Don Eduardo, Marcelo… inflaman el Hades resoplando su insigne valor. Aquellos notables bolivianos que pasaron por nuestra historia - al fin -, hállense redimidos y descansen, en paz. Hicieron lo suyo. Hicieron bien.

Ahora, nos toca a nosotros.

 



__._,_.___

Enviado por: carlos tony sanchez <tonysanchez_77@hotmail.com>


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___