sábado, 28 de febrero de 2015

[Aula Libre] L avive Yañe z Simon: La corrupción, el rostro del poder.



La corrupción, el rostro del poder.

 

En la quietud del silencio cierro los ojos y mis vivencias me cuestionan, como queriendo encontrar la matriz de esta realidad donde se atan preguntas por doquier sin la remota posibilidad de respuestas sinceras, siempre guiadas, por la subjetividad individual y social. Discursos que van y vienen, verdades que lastiman, cuando la experiencia me enseño que la verdad es un bien universal y su esencia es el amor, por tanto, no debiera causar ningún dolor, al contrario, es reflexión . Inexplicablemente mágica, es la verdad, porque es indestructible, así como la esencia de Dios espíritu que habita en mi interior como  muralla para librarme de los pecados capitales del hombre…cobardía y falta de humildad para el perdón.

 

Siendo sincera comprendí, que la observación es el paradigma de mi aprendizaje, tener los ojos abiertos a la realidad eleva mi empatía, fundamental a la hora de expresar opiniones sobre temas y conductas que escriben la historia del país y las personas. Me aplaudo cuando la opinión que formo es producto de la experiencia, no de la sombra que reflejan los individuos en un mundo hipócrita y aparente.

 

Siempre fui inquieta al conocimiento, al saber, el tener es producto de aquello que eres capaz de lograr sin traicionar tus ideales. Este conocimiento, me dio firmeza para sostenerme en la vorágine de los intereses y traiciones del poder corruptor, donde vi, que los leones se vuelven ratas, sin ningún remordimiento y, su hipócrita argumento, es la lucha por el ¨bien mayor ¨, un justificativo que lo escuche infinidad de veces sin poder entender el verdadero significado de esa traición, que yo también la viví, fue duro, pero los contubernios políticos entre la institucionalidad departamental y regional con el poder central, tienen la habilidad de crear realidades virtuales para una población indiferente que aun no entiende que la defensa de los derechos no es una opción sino una obligación de buen ciudadano.

 

Hay algo que siempre llamo mi atención, y es, que las víctimas de los enconos políticos y traiciones por intereses económicos y de poder los paga el pueblo, ese pueblo que conoce la verdad pero esta adormecido en su lucha por su subsistencia, y permite con su indiferencia, crímenes como el de la joven periodista y madre, Aneli Haycho, el periodista Niño de Guzmán, victimado con una granada en la ciudad de La Paz, entre otros; de quienes, su único delito fue conocer la verdad. La valentía de su ética, nos dejo como enseñanza que hemos hecho de Bolivia un campo de concentranción, donde la dignidad y la ética son delitos que, en muchos casos, se pagan con la vida y, los derechos como la libertad, son una consigna política en el discurso de los mentirosos para un pueblo que reclama, pero no es capaz, de tomar acciones que den un mensaje de esperanzas a la juventud sumida en un vacío existencial, por la falta de valores, en los ejemplos que imparten los líderes políticos, sociales y religiosos, condenando a nuestros jóvenes a vivir en un mundo de egoísmos y apariencias.

 

Observo, vivo y aprendo, y en ese andamiaje de experiencias vividas no puedo aceptar que no hayamos evolucionado nada, estamos como el cangrejo caminando hacia atrás, pisoteando la sangre derramada por la defensa de la libertad, el honor y la soberanía de los pueblos. Y repito una y otra vez, no se si para entender o aceptar, como es que las personas pueden ser capaces de rifar el honor con tanta liviandad, cuando en tiempo de los abuelos la palabra era como un cheque en blanco, así, como la palabra de Dios, irrefutable, indiscutible y tan cierta. Inspiraban respeto y admiración los hombres capaces de honrarla, con la vida, si fuera necesario . En esos tiempos recuerdo, yo niña, honor vestían quienes querían fungir alguna posición de mando, desde los cuarteles militares hasta la portería de los establecimientos escolares las personas que gobernaban necesitaban ser mínimamente sinceras para ser portadoras de confianza, capaces de ejercer poder.

 

¿Que nos pasa. Porque hemos convertido el ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso, ni seas ladrón) en diatribas de marketing electoral, subordinando los valores morales a los intereses económicos del mercado?. Siento vergüenza de quienes me ofrecen desarrollo técnico económico cuando de manera cobarde despojan a la población de sus capacidades humanas, siendo estas, la materia prima que nos permitirá florecer a una economía moderna. No es posible definir la pobreza solamente en función a una ausencia de ingresos, ésta es la incapacidad de desarrollar plenamente el potencial individual con el que fuimos creados. Es la imposibilidad de ser esa imagen de Dios. Necesitamos… ética para el desarrollo.

 



__._,_.___

Enviado por: =?Windows-1252?B?bGF2aXZlIHlh8WV6IHNpbW9u?= <lavivey@hotmail.com>


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___