miércoles, 11 de marzo de 2015

[Aula Libre] Quien pone los limites?



¿Quién pone los límites?


Cynthia Perou G.
 
Aún recuerdo vívidamente las innumerables repeticiones televisivas de los ataques terroristas contra la revista Charlie Hebdo en París. Recuerdo con mucha claridad la fuerza de unidad que despertó en Europa aquel abominable acontecimiento.  Los líderes europeos y sus amigos y aliados, caminando por las calles de París en señal de solidaridad con las víctimas de la barbarie y los centenares de miles de parisinos, franceses y ciudadanos europeos que salieron a las calles para gritar "NO TENEMOS MIEDO". Y todo esto, desde los ataques, hasta las muestras y manifestaciones posteriores, se produjeron por la libertad de prensa y expresión.
 
También tengo un recuerdo, menos claro –por molesto asumo- del Papa Francisco I, implicando que la libertad de expresión debe tener límites.  Escuché a muchos hacer propias las palabras de Su Santidad, pero para mí surgió la pregunta de ¿quién pone los límites a la libertad de expresión? Tal vez sea el Papa, pensé o tal vez los gobiernos o la ley o quizás los medios deban "filtrar" lo que publicarán, para no ofender a nadie.  Reflexionando sobre el tema, llegué a la autosatisfactoria conclusión que la libertad de expresión no tiene límites.  Así de claro.
 
Todas las personas, individual o colectivamente tenemos el derecho, no, la libertad de expresar nuestras ideas, creencias y cualquier otro tipo de expresión, por estúpida u ofensiva que parezca y podemos hacerlo por cualquier medio que nos permita el ejercicio de tal libertad. Considero que no hay nadie, más que uno mismo, que pueda poner límites a esa libertad de expresarse.  Finalmente, ninguno de nosotros  está obligado a leer o ver o escuchar absolutamente todo lo que se publica.  Si a mí no me gusta una publicación o encuentro ofensiva cierta expresión –y les aseguro que me ha pasado- sigo de largo y listo.  Todos tenemos el irrenunciable e imprescriptible derecho a la indiferencia.
 
Localmente, nos encontramos frente a una situación en la que me temo, no apreciamos la importancia de la libertad de expresión.  Veamos: el 26 de febrero de este año, el Departamento III de Planeamiento y Operaciones de la Policía Boliviana, emitió el "Memorándum/Circular" No. 041/2015 por el que se instruye a toda la Policía Boliviana para que tome "…los recaudos correspondiente(s)…" a fin de que las personas "inescrupulosas"como nos denomina el Memorándum/Circular, no podamos captar "…cualquier incidente que se produjere con personal de la Policía Boliviana o …las Fuerzas Armadas…" Esto significa que no deben evitar cualquier atropello, abuso, exceso, irregularidad, ilegalidad, delito, infracción o cualquier otra cosa "rara", sino que deben evitar ser captados por los ciudadanos porque podría menoscabarse la imagen institucional de la Policía o las Fuerzas Armadas.  Una vergüenza de instrucción. Pero fuera del bochorno al que nos tienen acostumbrados los uniformados, está el tema de que tomando los recaudos necesarios para no ser captados en actos embarazosos, implica inequívocamente una limitación a la libertad de expresión y hasta la fecha, nadie se ha pronunciado sobre la flagrante inconstitucionalidad de este abominable documento.
 
En este mismo sentido, la Policía Boliviana, bajo la dirección de un fiscal, aprehende a un periodista, Carlos Quisbert de El Diario, y lo pone tras las rejas por "obstaculizar la justicia". Ridículo. El señalado periodista estaba tratando de averiguar legítimamente los pormenores del caso del bebé Alexander ya que esta Policía Boliviana y los fiscales no parecen saber dónde están parados, no sólo en este caso.
Con estos ejemplos quiero demostrar que estamos dejando, con la abulia propia de nuestras omisiones y con la sutilidad característica del poder, que se nos limite la libertad de expresarnos para descubrir las canalladas del poder que quiere silenciarnos.
 
 Morales y algunos bufones de su corte, enviaron un primer desafío a la ciudadanía cuando nos amenazaron con limitar nuestra voluntad de elegir libremente a nuestros Alcaldes y Gobernadores.  Ahora, el sistema de poder instaurado, nos envía un segundo desafío, limitar nuestra libertad de expresión.  De mi parte les digo, DESAFÍO ACEPTADO. 



__._,_.___

Enviado por: CYNTHIA PEROU <cynthia_perou@hotmail.com>


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___