lunes, 28 de septiembre de 2015

[Aula Libre] EL FALLO DE LA HAYA Y LA POLITICA ESTERIOR DE BOLIVIA



Por: Eduardo Campos Velasco

Lo sucedido el pasado 24 de septiembre en el Tribunal Internacional de Justicia ha provocado la alegría generalizada de los bolivianos que sin distinción de ninguna naturaleza celebraron el pronunciamiento de La Haya. Sin embargo, más allá de este positivo estado de ánimo que nos consterna, debiera reflexionarse con mayor rigor respecto de los alcances de  dicho pronunciamiento y las repercusiones que ello implica.

Este éxito inicial, es el resultado de la intervención de expertos nacionales y extranjeros que son los responsables de la pulcra y eficiente demanda planteada ante el tribunal, equipo comandado por el ex presidente Eduardo Rodríguez Velzé y otros ex presidentes (Mesa, Paz, Quiroga y Vildoso), quienes con el asesoramiento de juristas de nivel internacional, logran el objetivo de instaurar la demanda de manera exitosa.

En concreto lo sucedido el jueves 24 se trata del rechazo a la objeción planteada por Chile en pasados meses, pidiendo que el TIJ decline competencia del tema, petitorio que el tribunal de La Haya, considera infundado, lo que implica que asumirá conocimiento de la demanda interpuesta por Bolivia hasta llegar a un veredicto final. Este es el alcance de lo sucedido el día jueves y no otro. Hacen mal aquellas voces que quieren darle otra interpretación, generando falsas expectativa y lo que es aún peor, intentando aprovechar la situación para seguir "sembrando nabos" en las espaldas de los bolivianos.

Si recordamos, Bolivia plantea el juicio ante el tribunal de La Haya pidiendo que esta instancia internacional de justicia se pronuncie respecto de los varios ofrecimientos unilaterales que realizo Chile para resolver la mediterraneidad de Bolivia, luego de la firma del tratado de 1904. Novedoso planteamiento que no pretende revisar el contenido del tratado, pero que apunta a lograr recuperar la cualidad marítima de Bolivia.

Después del evidente fracaso de la famosa agenda de los 13 puntos llevada adelante por el gobierno de Evo Morales, la estrategia marítima boliviana pasaba por su peor momento, ya que habiendo abandonado la estrategia de la multilateralidad que por décadas planteo Bolivia para abordar una posible solución, con mucha ingenuidad y falta de profesionalismo diplomático, el gobierno se sumó a la estrategia chilena de la bilateralidad; suponemos esperando resultados rápidos y efectivos, cosa que no sucedió y que coloco a Bolivia en una situación sin salida. Resultaba, cuando menos engorroso, retomar la tesis de la multilateralidad, sin los sufrir los efectos de ese sicsajeo irresponsable.

Fue en esas circunstancias (las peores) que con la participación de un equipo experimentado, principalmente en términos jurídicos, se logró elaborar la que hoy conocemos como la demanda boliviana ante el tribunal de La Haya, demostrando que en temas tan importantes y delicados, hace falta el concurso de expertos y entendidos, antes que la improvisación de los jerarcas políticos de turno.

Como están las cosas, en los siguientes meses y años, el tribunal proseguirá con la causa, hasta emitir una sentencia final, ya sea declarando probada la demanda de Bolivia o rechazando tal situación. Los expertos señalan que este proceso pudiera alargarse por 3 a 5 años, tiempo en el que las partes involucradas deberán realizar una serie de actuados procesales de demostración de pruebas y descargos que finalmente remataran en un pronunciamiento del tribunal.

Esa es la situación del juicio en La Haya y precisamente por encontrarnos en este nuevo escenario, hace falta - más que nunca - que el país se dote de una verdadera estrategia nacional, como política de estado, que supere los marcos estrechos de una política de gobierno. Hace falta por ejemplo que la diplomacia a nivel general y no solo en relación a la temática de la reivindicación marítima, sea jerarquizada, garantizando que en esas instancia deje de ser un botín político, para convertirse en un ente de gestión y relacionamiento internacional en favor de los intereses de país.

Por ahora y pese a lo ocurrido el jueves 24, la diplomacia boliviana continúa con una serie de desaciertos que no contribuyen a mejorar el relacionamiento internacional del país. No tenemos relaciones con los EE UU, uno de los más importantes estados del mundo; las relaciones con varios de los países de la comunidad europea es mala o deficiente, en años no se ha designado embajador en el vecino país del Brasil, el estado más importante de Sudamérica y; en general, el relacionamiento de Bolivia con el mundo está mediado por una visión política ideológica muy obtusa que perjudica antes que beneficiar, aspectos económicos, culturales y la propia temática marítima.

Corresponde superar esas limitaciones de la política exterior de Bolivia, construyendo una estrategia nacional que acompañe el proceso en La Haya y contribuya para que el resultado del juicio, devenga en recuperación de la cualidad marítima de Bolivia.

Declaraciones desmedidas, amenazantes e inapropiadas de los principales dignatarios de estado, en particular del propio presidente Morales y otros, no hacen otra cosas que perjudicar la imagen del país; de igual manera, la pretensión de aprovechar la situación del juicio en La Haya para benéfico sectario y político, desmorona la unidad de los bolivianos en torno a la reivindicación marítima, cuando por el contrario hace falta la máxima cohesión posible.

Bolivia requiere más que nunca contar con una estrategia coherente que permita acrecentar el nivel de relacionamiento con el mundo, de manera tal que tengamos más amigos que enemigos y, que producto de ello, contemos con el respaldo de la comunidad internacional.

Ojala que la inmensa alegría que ha causado a todos los bolivianos el pronunciamiento del tribunal internacional, sea asumida por el gobierno con responsabilidad y sin demagogia. Tal vez después de tantos años en la función pública, estén en condiciones de darse cuenta que la mejor manera de resolver los problemas históricos que aquejan a la sociedad boliviana, requiere de la construcción de políticas de estado. Temas como la justicia, la salud, la educación, los niveles de pobreza y otros están esperando en la agenda.



__._,_.___

Enviado por: eduardocamposdc@yahoo.es


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___