domingo, 31 de enero de 2016

[Aula Libre] ¡Como si él nos escuchara!



¡Como si él nos escuchara!

Gonzalo Rodríguez Amurrio

En ocasión del 22 de enero tuve que atender la inquietud de una joven, respecto a por qué tenía que escuchar tan prolongadísimo informe presidencial. Para conocer lo que el presidente piensa sobre el país y la población, fue mi respuesta en pos de ser ingenioso y motivador; la réplica a ello fue sinceramente contundente: ¡como si él nos escuchara!

Sin duda, muchísimas personas jóvenes sienten que no son tomadas en cuenta por la sociedad y peor aún por las autoridades, entonces ¿cómo podrían esperar que el gobierno las tome en cuenta en relación a sus verdaderas realidades, necesidades y esperanzas? Y peor cuando establecen políticas que marcan su presente y futuro de manera no deseada.

Es un error creer que el Bono Juancito Pinto o los mil bolivianos a favor de las y los mejores bachilleres sean la respuesta que estas nuevas generaciones esperaban (dejo claro que no es mi intención hablar de suprimirlos); pero únicamente resultan una limitadísima motivación otorgada al estudiantado para que tengan en la educación una base de futuro.

Lo sensato y urgente debiera ser que las esferas gubernamentales se preguntasen ¿qué está pasando en las aulas? ¿Por qué se está generalizando una desmotivación en las y los alumnos? que apenas prestan atención a lo sumo unos 15 minutos y, aunque su mirada esté en aparente estado de atención, la y el docente sienten que tal atención la han perdido.

¿Será que el docentado perdió liderazgo? ¿Qué impacto cotidiano tienen las tecnologías multimedia en las y los jóvenes que hacen que se desmotiven con exposiciones orales prolongadas? Son otras preguntas que urgen de respuestas que no llegarán mientras el Ministerio de Educación prioriza el preguntarse por qué hay menos alumnos aplazados.

Ya no se puede ignorar que la actual sociedad tecnologizada, denominada como del conocimiento, definitivamente ha incidido en las expresiones de sentir, pensar y actuar de las nuevas generaciones. Paradójicamente tanto el primer como el segundo mandatario del Estado no parecen tener la más mínima idea de ello; pero pueden hacer discursos prolongados sobre una economía del conocimiento, que legítimamente dudo que entiendan en cuanto a procesos de conocimiento y peor de economía basada en ese último término.

Hace un par de años, los padres de familia de la ciudad de El Alto, pretendieron arrancarle al gobierno ítems para la enseñanza de computación en las escuelas, pero el gobierno ahogó en represión tal intento, e hizo prevalecer su discurso de que el actual profesorado está en la obligación de impartir tal conocimiento, bajo amenaza de sanciones para el caso de no hacerlo.

La solución no fue tal, porque para mal de males el actual profesorado está tan rezagado en el dominio de las nuevas tecnologías que sus jóvenes estudiantes pueden más bien resultar sus maestros. Pero el gobierno con su mentalidad propia del "Estado del terror" cree en el milagro de hacer de los maestros expertos en computación con solo blandir el látigo. De mi parte, y sin que se interprete como adhesión a "imperio" alguno, hago mía la convicción de Barack Obama: "En la nueva economía, el conocimiento de las ciencias de computación no es opcional, es una habilidad básica".

El autor es abogado y ex dirigente obrero.


__._,_.___

Enviado por: Juan Gonzalo Rodriguez Amurrio <rodriguez.amurrio.go@gmail.com>


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___