martes, 28 de abril de 2009

RE: Y que opina el resto?

Walter Nunez Rodriguez
wnunezr@hotmail.com

Estimado Tito:

Vos siempre tan sesudo en tus comentarios y análisis. Tan medular y tan dadivoso con tu tiempo, ese tiempo que vos, yo y muchos otros colegas del AulaLibre le dedicamos para despotricar contra este espanto de régimen que nos gobierna sin timón ni vela, excepto la arrechura que los arrastra por el poder y simplemente por el poder.

Sin embargo, más allá del tiempo precioso que le dedicamos y del tiempo que nuestro moderador le dedica--es extraordinario tu trabajo, Julio--fijate que somos poquísimos y ya harto conocidos quienes expresamos nuestro parecer y pese a las amenazas que se ciernen sobre los que se atreven, el saldo mira las cosas de palco, leen, quizás hasta opinen en la soledad de sus baños o cuando están tomando la ducha.....pero parecería que estamos solos, que el AulaLibre es el espacio de unos cuantos tontos que creen que escribiendo pueden lograr lo que hasta ahora no han logrado los votos.

Es indudable que este espacio cibernetico tiene un limitadísimo alcance y seamos 2.000 ciudadanos a quienes esto llegue; no obstante, por los re-envios y los correos personales a través de los cuales esta información corre, lo que se logra es movilizar unos miles de conciencias para lograr que esta pesadilla termine.

Pero el problema está ahí. Unos no opinan por pereza, otros simplemente estoy seguro eliminan los correos, otros leen y por ahí te contestan y te felicitan, otros simplemente deben reirse de la magnitud de nuestra ingenuidad y los hay quienes reaccionan para mal o para bien pero lo hacen.

Los oficialistas que están presentes se callan por que no hay moral ni ejemplos para defender este desastre. Hay todavía unos tontos útiles que creen que Evo y el régimen masista representan el instrumento del cambio para que Bolivia crezca en la dimensión social, económica e institucional y hay quienes deben estar acumulando todos estos correos para caernos el rato menos pensado...

Lo que reclamo es que el sentimiento de estar solos es agobiante y frustra, no por que uno le dedique tiempo, sino porque en el gobierno deben creer que ni siquiera en los espacios del internet la gente se atreva a decirle basta a esta basura de régimen que tenemos. Deben reirse de la esterilidad del esfuerzo cuando demandamos sensatez, equilibrio, prudencia, armonía y mayor democracia pero de la de verdad.

Felicito a todos los colegas que con una frecuencia, disciplina y sacrificio de tiempo increíbles--pues creo que todos trabajamos--nos dedican líneas de reflexión y nos alumbran con ideas que creo yo, se orientan a demostrar que más que oponerse a un gobierno determinado, el individuo centrado se opone a la construcciòn y consolidaciòn de las políticas del desastre. A todos en democracia nos toca y es el pueblo, el soberano quien decide quien gobierna y quien se va. Quizás ahora le toca al Sr. Morales y es posible que en diciembre se vaya y no vuelva más.

Pero acaso ustedes creen que es desde el silencio que se logra el cambio?

Ustedes creen que es acaso desde el silencio que se construyen propuestas?

Creen ustedes que con callarse y dejar que unos opinen es que se muestra la fuerza de las ideas?

Si esta es una trinchera de lucha democrática, humilde, sencilla en su alcance, limitada en sus números, no deja de ser importante la contribuciòn--en pro o a favor--que todos y cada uno de nosotros hagamos.

No nos quedemos callados.

La lucha de las ideas debe trascender el círculo de convencidos.

Demostremos que el cambio es de los valientes que se atreven a ser mejores, a ser constructivos, a transformar las cosas sin destruir lo avanzado. Cambiar, bueno, cambiemos, pero hagamoslo en unidad, sin odios, sin resentimientos. Valientes quienes plantean el cambio sin la imposición ni el abuso. Los otros, los actuales, son unos cobardes que se escudan en la legitimidad de un voto ciudadano que cada día se les esfuma.

Estén seguros de que se puede lograr el retorno de la cordura, pues estos cada día están más alejados de la confianza de la gente.

Saludos