domingo, 31 de mayo de 2009

¿QUE SERÁ DE DON SANTOS RAMIREZ?

Zoraida Alarcón Ardaya
zoraidalarcon@yahoo.es

La capacidad de Evo Morales (y sus asesores extranjeros) de tender cortinas de humo para distraer la atención es notable. Matando a tres personas en un hotel de Santa Cruz y acusándolas de terrorismo ha tapado el contrabando de los 33 camiones de Puerto Evo Morales en Pando; los más de 100 Kilos de cocaina de las Hermanitas Terán; el asesinato del empresario O'Connor ligado al escándalo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, el ilegal encarcelamiento del Prefecto de Pando, etc, asuntos de los cuales los medios de comunicación ya no se ocupan.

Si a eso le añadimos la ofensiva contra el poder judicial, el amedrentamiento a los medios de comunicación, la manipulación de la Fiscalía y el manejo inescrupuloso de la Cámara de Diputados para el hostigamiento judicial a quienes no comulgan con el masismo, realmente estamos ante un cuadro de ofensiva gubernamental que, si bien aparentemente le favorece, en el seno de la opinión pública su imagen se ha resquebrajado por el cinismo, soberbia e inescrupulosidad con que se manejan.

Ya no existe más ese Evo intocable, que nada tiene que ver con los manejos de sus colaboradores; cada vez es más fuerte la consciencia ciudadana de que el jefe de todo el manejo sanguinario, mentiroso y corrupto del gobierno no es Quintana, Rada, San Miguel, Linera, o Santos Ramirez, sino el propio Presidente. La gente que en un tiempo vivió engañada por el discurso del masismo hoy sale de su encantamiento y comienza a ver que su sueño se convirtió en pesadilla, una pesadilla de la cuál tiene la oportunidad de despertar el 6 de diciembre cuando la mayoría ciudadana silenciosa le diga NO a Evo y retornemos a la legalidad y al Estado de Derecho.

Atentamente