miércoles, 21 de abril de 2010

El “asalto" final al árbitro

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Para darse ánimos entre ellos mismos y sentirse mínimamente protegidos, los jóvenes udepistas de la época de las elecciones convocadas por el aún dictador Hugo Bánzer Suárez y luego por su "delfin"Gral. Juan Pereda Asbún, organizaban "caravanas" de 30 o más militantes para vigilar las ánforas que el oficialismo "soqueteaba" con papeletas unicolor.

La votación del oficialismo de la época superó el 100% de los ciudadanos inscritos; la elección se anuló y se volvió a convocar a elecciones.

Eran los tiempos de la "papeleta única" que el oficialismo de cualquier rótulo utilizaba en su favor para "aplastar" al adversario.

Durante el apogeo del populismo movimientista de los años cincuenta, se "institucionalizó" la llamada "democracia del cero" haciendo irónica referencia al sistema fraudulento que implantó el oficialismo, el mismo que por "arte de magia" y de la prepotencia de sus matones, hacían desaparecer hasta la última papeleta "unicolor" de la oposición..

Eran otros tiempos políticos.

Pero la esencia de la artimaña oficial sigue siendo la misma.

Años de lucha le costó a la "clase política" de la llamada "democracia pactada neoliberal" instaurar la "papeleta multicolor y multisigno" que situó a la democracia boliviana a la altura de los tiempos democráticos modernos.

Más adelante, otro símbolo del desarrollo democrático del país fue la instauración del "principio de preclusión" que eliminó, se creyó erróneamente para siempre, las batallas campales en los recintos electorales del recuento de votos y de las impugnaciones.

El gobierno revolucionario del Presidente Evo Morales pretende justamente eliminar, mediante Ley de la Asamblea Plurinacional, este principio consagrado en todas las democracias modernas del planeta.

La secuencia lógica de la estrategia estrenada el 22 de enero del 2006, cuando se "asaltó" el control de las Fuerzas Armadas pasando a retiro a tres generaciones de altos oficiales, es que el próximo objetivo será el "asalto final" al arbitro del proceso es decir a la Corte Nacional y Departamentales independientes.

La precaria independencia de ese poder democrático, fue la que permitió la emergencia del Movimiento Sin Miedo y de su liderazgo, al igual que las victorias electorales "verdes" y "amarillo y azul" de la oposición en Beni, Santa Cruz y Tarija.

Todo lo demás es previsible.

El final del mandato legal de los miembros de la Corte Nacional y Departamentales; nombramientos interinos "a dedo" del "caudillo Presidente" y el rebote final con el nombramiento en el seno de la Asamblea Plurinacional teóricamente bajo el control del partido de Gobierno.

Qué distante, históricamente hablando, aparece la época en que el país contó con personalidades de la estatura del Dr. Huascar Cajías Kaufmann, ciudadano ilustre y sin tacha, garantía de honestidad, idoneidad profesional y hombre de bien fuera de toda sospecha.

El Dr. Cajías fue brillante y ecuánime Presidente de la Corte Nacional Electoral.

¡Eran otros tiempos!