miércoles, 7 de abril de 2010

La nueva geografía del poder

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com


La Bolivia socialista –comunitaria –de hegemonía aymara - quechua gobernada por un indio originario que fue y es aún la fascinación de una Europa colonial con resabios de conciencia culpable, dio pasos cualitativos este 4 de abril hacia la paulatina instalación de una sociedad y estado democrático autonómico, de economía y sistema político plural.

Se configura así una nueva geografía del poder.

El presidente Evo Morales y su ideólogo principal Álvaro García Linera, fallaron en su intento de implantar "para toda la vida" un estado plurinacional racista – policiaco - represivo – en el corazón de America del Sur.

Es que, por designio de la madre naturaleza y de la historia milenaria de culturas y civilizaciones, Bolivia tiene por destino seguir siendo la síntesis gegrafica, social, politica y geopolítica de América del Sur.

Asi lo entendió el "Ché" Guevara el siglo pasado, lo mismo que el Presidente Hugo Chávez en su intento de extender las "fronteras ideológicas móviles" de Venezuela y del "chavismo" para asentar sus bases políticas operativas en Bolivia y expandirlas por todo el Continente.

En aplicación de los principios clásicos de la geopolítica moderna y como tendencia histórica, estos Mega Proyectos Continentales de hegemonía del poder, después de los resultados del domingo, tienden al ocaso.

El 5 de abril emergieron en Bolivia tres escenarios territoriales complejos en la esencia de su formación social, económica y política:

El país andino, La Paz, Oruro y Potosí con clara tendencia de capitalismo social y comunitario dominante, en donde el Movimiento Sin Miedo, la Alianza Social y Unidad Nacional juntos, se constituyen en potenciales opciones desplazando al MAS a un plano secundario y complementario.

El oriente, centro y su Sud del país, Pando, Beni, Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija tendencialmente se constituyen en el ámbito territorial dominante a nivel nacional en perspectiva, teniendo como epicentro al departamento y economía social capitalista concentrada en la urbe cruceña.

La re-unificación de los grupos de poder económico, empresarial, corporativo e institucional en torno de la Alianza de los Verdes, fue un dato cualitativo trascendental que está en la base estructural del triunfo electoral tanto en la gobernación como en las alcaldías en capital y provincias.

La Alianza de los Verdes deberá, a riesgo de perecer, transformarse en alianza política estratégica desde donde podría emerger un proyecto de país y una opción histórica para los tiempos del "post evismo".

El MAS y el "evismo" se consolidaron en Cochabamba, centro estratégico neurálgico del país, con Chapare como una de las regiones con la mayor biodiversidad del mundo y corazón del corazón de Bolivia y Sudamérica.

El Presidente Lula propuso alguna vez que Cochabamba sea la Sede de UNASUR y la República Islámica de Irán tuvo y tal vez tiene aún, la determinación de instalar en el centro cocalero del país, una estación de TV de alcance continental.

Cochabamba es a Bolivia lo que ésta es a Sudamérica.