domingo, 9 de mayo de 2010

LOS CANIDATOS DEL MAS

Tania Bunke Alipaz
taniabunke@gmail.com

Una vez que se cuenta con los resultados oficiales de las elecciones Municipales y Departamentales del Órgano Electoral, cabe leer los resultados de una manera objetiva y dejar de lado los apasionamientos. En ese sentido, los que atribuyen la pérdida del MAS de la Alcaldía de La Paz a la ex candidata Elizabeth Salguero se equivocan, de igual manera se equivocan algunos fans de Guillermo Mendoza más conocido como el compadre, que dicen que si él hubiera sido el candidato, el MAS seria ganador.

El candidato por el MSM para alcalde, Luis Revilla gano con el 44,95% y sus concejales obtuvieron solo 33,56%. En cambio el MAS obtuvo 32,36% para la ex candidata a alcaldesa Salguero y 32,89 % para los concejales. Es decir, el mismo porcentaje, este dato de la realidad hecha por la borda la preferencia por Mendoza ya que la ciudadanía no voto cruzado, ni voto más por los concejales, que sería el resultado de la supuesta popularidad del Compadre, que además habría llevado más de cinco concejales y ello no sucedió.

Un dato que si llama la atención es el resultado del MSM ya que sus concejales sacaron 11,39% menos que el candidato a alcalde. Se puede leer que la ciudadanía le dio su voto al MSM para que vaya al ejecutivo y al MAS para que fiscalice desde el Concejo y no se caiga en la hegemonía. Al parecer el concejal de UN, Omar Rocha no escuchara a la ciudadanía y se aliara con el MSM que tiene más posibilidades de ofrecerle las tradicionales "cuotas de poder".

Por otro lado, hay que escuchar el mensaje de la ciudadanía al MAS no solo en La Paz, sino en Oruro y Potosí y otros municipios donde no gano; no se trata de los candidatos mal elegidos, mas bien hay descontento por el autoritarismo, la soberbia, torpeza y por la falta de gestión de algunos funcionarios del gobierno. Ya paso el tiempo de los discursos ahora la población quiere cambios que lleguen a su vida cotidiana, cambios que signifiquen mejorar su calidad de vida. Si hay superávit, si se han recuperado las empresas estratégicas, si los excluidos gobiernan, ahora le toca al gobierno redistribuir la riqueza que se debería reflejar en el aumento de los sueldos y empleos dignos para todos.