jueves, 10 de junio de 2010

LA PACHAMAMA, INVOLUCRADA POR EL POPULISMO

Tito Pedro Reynaga
wreynagavx@yahoo.es

Esta visto que para las corrientes populistas de moda en el país, nuestras tradiciones espirituales y religiones ancestrales vienen a ser material ideal para armar una suerte de ideología política destinada a ocultar sus verdaderas intensiones. Las que, como expusiera públicamente el presidente Evo Morales (en ocasión de la pasada reunión del ALBA) al declararse "marxista leninista, socialista y comunista", no son otra cosa que el llamado "socialismo real" (pero en versión africana o de país atrasado). Realidad ya vivida y conocida en varios desgraciados países, empezando por la liquidada URSS. Una ideología que, a la vez, le permite al populismo arrastrar el sentimiento aymara quechua detrás de sus afanes de poder. Es para eso, que apelan a la Pachamama.

Hasta despues de llegar al poder, los dos máximos lídres del proceso de "cambio" (Evo Morales y García Linera) jamás se habían ocupado de los temas indígenas y menos aún de su cultura y espiritualidad. Es cuando se dan cuenta de la potencialidad de convocatoria de las consignas de reivindicación indígena anticolonial que ven estas cuestiones y las usan.

Y es comprensible, la teoría marxista margina las cuestiones étnicas, y hasta justifica la dominación colonial capitalista (Marx lo hace refiriéndose a la India). Para el marxismo, el máximo valor social revolucionario lo tiene el obrero mientras que a la burguesía la pone en la condición opuesta, como parásita y reaccionaria. Mientras el campesino es reducido a la condición de "pequeño burgués". Y marxista, es la formación ideológica de estos dos mandatarios, el uno en la escuela de las ONGs y el otro en las aulas universitarias y el EGTK. No hay dónde perderse.

Hoy nuestras creencias religiosas y de concepción del mundo ancestrales están muy mezcladas. Y no sólo con las creencias cristianas, sino también por los afanes de prestigio a como de lugar, de ciertos arquitectos y antropólogos extranjeros que suponen haber encontrado un método haciendo dibujo libre de analogías entre la geometría y los productos de la cultura. Ensoñaciones mañosas de quienes creen descubrir una otra ciencia, supuestamente creada por nuestros antepasados, ajena a la ciencia. Y una otra lógica, ajena a la lógica (nos referimos a los principios de la lógica formal, y no a lógicas procedimentales). En la misma actitud, dicen haber descubierto una suerte de dialéctica tiahuanacota de cuatro posiciones, que surge al parecer de un afán de acogerse al supuesto e injustificado prestigio de la dialéctica marxista, para superarla.

Sin embargo, queda abierta la posibilidad de rescatar lo esencial de nuestras creencias religiosas y de concepción del mundo. Tarea que, sin embargo, sólo podrá ser hecha apelando al método de la ciencia y no a ensoñaciones o mágica iluminación. Cosa que, así como vamos, si ha de hacerse, será hecha probablemente por investigadores extranjeros --y claro, es que están habituados al método y tienen los recursos técnicos y financieros necesarios--.

Entretanto, cabe poner de relieve que de nuestra cultura precolonial se pueden rescatar valores, formas y procedimientos para mejorar el desempeño de nuestra sociedad y hasta la visión del mundo y sus valores. Así por ejemplo, el Ama LLulla. El que aplicado a los políticos en función de gobierno, por medio de un sistema de detección de mentiras de tecnología de punta y ante el público, podría darle al sistema político y de gobierno del país una cualidad determinante para mejorar su habitual mísero, sino perjudicial, desempeño.

Pero, como está claro, a los populistas les va bien el llenarse la boca hablando de la cultura indígena y aparecer de sus defensores y paladines recitando y recomendando: No seas mentiroso, no seas ladrón, no seas flojo, con absoluta ligereza, para luego hacer lo que les venga en gana, que para eso sirve el poder que han acumulado más allá de los dos tercios en el legislativo y su dominio sobre el poder judicial, etc.

No puede ser sino indignante el uso que vienen haciendo de la Pachamama y la espiritualidad indígena. Pero aún así, nada extraño, para nada así como van las cosas en el país del cambio. Puesto que lo mismo van haciendo con la prometida autonomía indígena, de la que hablan y dicen postular, a sabiendas de que no va con sus planes de economía planificada socialista. Autonomía que cuando lo quieran podrán anulara por vía de reglamentos y decretos. Precisamente, porque el tipo de economía planificada bajo el mando del estado, que están procurando como buenos marxistas leninistas que son, ve contraproducente cualquier tipo de autonomía, sea indígena, departamental, regional, municipal o universitaria. Si hay algo opuesto a las autonomías es el socialismo, con la economía en manos del estado y este en manos del partido único en función dictatorial. ¿Conoce alguien de algún socialismo real (marxista o nazifascista) que consienta alguna autonomía o tienda a descentralizar el poder? Seguro que no. De eso no hay.

Y no es sólo esto, recientemente ante la Radio Panmericana, el Mallku de CONAMAQ (Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyo), Rafael Quispe, declaraba su preocupación por el riesgo de incumplimiento de la Constitución Política del Estado (aprobado bajo patrocinio del MAS) y su previsión de consulta previa con los pueblos indígenas para dar curso a la explotación de recursos naturales de sus territorios, y el consiguiente riesgo de explotaciones industriales dañinas para la Pachamama. Se refería, según dijo, a declaraciones del Presidente Evo Morales, según las cuales, ve que esta consulta previa a los pueblos indígenas es un perjuicio.