lunes, 7 de junio de 2010

LAS AMENAZAS DEL AUTOTRANSPORTE

Cesar Choque
eltrabajador.tres@gmail.com

LOS TRABAJADORES FABRILES RECHAZAMOS LAS AMENAZAS DEL AUTOTRANSPORTE

1.- Desde hace tres años, la Confederación de Chóferes de Bolivia (CCB), viene amenazando con la subida de los pasajes del transporte público, en algunas regiones del país incluso han logrado avanzar con el cobro por tramos avalados por los gobiernos municipales, o en los hechos van cobrando su servicio por tramos atentando contra la economía de la población, que en los hechos pagan ahora mas que antes para transportarse a sus trabajos, etc.. En su momento los transportistas aducían la inflación, ahora incluso el incremento del salario de los trabajadores, amenazando siempre con medidas de hecho, causando el rechazo de toda la población, de sus organizaciones sindicales y sociales.

2.- El problema del transporte público, en una ciudad de grandes distancias y de crecimiento acelerado demográficamente, es crucial y merece una gran atención por parte de todos los trabajadores, al ser estos los usuarios más permanentes del transporte público urbano, las clases medias acomodadas, los empresarios y las clases medias acomodadas, cuentan con vehículos que representan el 90% del parque automotor en Bolivia.

3.- Una subida de los pasajes, afecta directamente al salario de los trabajadores, y tiene efecto directo en los precios de los artículos de primera necesidad afectando a los ingresos de toda la población. El pequeño incremento salarial decretado por el gobierno (5% al salario mínimo nacional), quedara incluso anulado por los efectos multiplicadores del alza de la canasta familiar.

4.- Por otra parte en ningún caso esto significaría una rebaja de la utilización del transporte público, nuestro país por lo poco desarrollado hace que el peso de la utilización del transporte público sea mayor en relación al trasporte privado. Por tanto el transporte es un servicio de primera necesidad.

5.- Tenemos que puntualizar que los costos de operación de los transportista esta subvencionado por toda la población, ya que los precios internos de la gasolina, diesel y gas, son menores en relación a los países limítrofes (entre el 97 y el 99% del parque automotor, microbuses-minibuses-omnibuses, utiliza este tipo de combustible). Y la política de mantener nuestra moneda sobrevaluado, permite una importación de repuesto a muy bajo costo, sumado a esto la disminución del costo del petróleo, y la caída de los precios de llantas y lubricantes. El acero también bajó, eso repercute en el costo de los repuestos, cualquier argumento para imponer a la población una subida de los pasajes no tiene asidero en la realidad. Queda claro además que el Estado subvenciona el diesel para el autotransporte en unos 300 millones de $us, dinero que podría ser destinado a la salud y la educación.

6.- Los trabajadores tenemos que tener en cuenta, que dentro del autotransporte existe un proceso de centralización, que ha dado lugar a los famosos sindicatos que son considerados "grandes" frente a otros "chicos", y un paulatino proceso de asalariamiento de los choferes, estos últimos tienen jornadas laborales que llegan a las 16 horas de trabajo bajo un régimen de sobreexplotación (son estas condiciones de trabajo las que centralmente ocasionan los altos índices de accidentes de transito). La dirigencia de la Confederación de Choferes de Bolivia, es representación, no de los choferes, ni de los sindicatos chicos, sino de una dirigencia aburguesada del autotransporte., que con las constantes amenazas buscan beneficiarse con algunas subvenciones directas del gobierno. No olvidemos que el gobierno financia directamente la reconversión de vehículos de gasolina o diesel a gas natural.

7.- No existe ningún estudio independiente de los costos del autotransporte, donde las organizaciones sindicales y sociales hayamos participado, para definir con claridad sobre el tema, que calcule de manera científica si es que el autotransporte de los propietarios pequeños, están perdiendo con los pasajes congelados. Mas bien un estudio independiente demostrará, que el autotransporte ya ha subido el precio de los pasajes al imponer tarifas por tramos de una ruta, eso lo sabe muy bien los pobladores de la ciudad de El Alto, de cualquier zona alejada del centro de las ciudades, que tienen que pagar tres pasajes para llegar a su fuente de trabajo sumado a que en ciertos horarios topes el pasaje sube en casi el 100% por gana y gusto de los empresarios del autotransporte, ellos se respaldan por que rige la demanda y la oferta, el libre mercado.

8.- La clase obrera fabril, rechaza las intenciones de la Confederación de Chóferes de Bolivia, de subir los pasajes, plantea que se impulse a través del Estado una reconversión del parque automotor, de la renovación de los vetustos vehículos de servicio público (el 94% de los buses, minibuses y omnibuses tiene una antigüedad de entre cuarenta y quince años atrás), de la utilización del GAS en vez de gasolina. El Estado debe impulsar empresas de carácter social para el transporte público masivo como ya se viene planteando en algunos municipios y como hubo en el pasado con la empresa EMTA.

La Paz, Junio 7 de 2010
CONFEDERACION GENERAL DE TRABAJADORES FABRILES DE BOLIVIA