viernes, 4 de junio de 2010

Versión moderna del "doble poder"

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Los resultados de la consulta electoral del 4 de abril modificaron de forma y contenido la llamada "geografia del poder" en Bolivia y la proyección de las "tendencias" históricas del quinquenio político hasta el 2015 con el "interregno" de los comicios para la elección del "órgano judicial" de diciembre de este año.

Con defectos pero con luces Bolivia es ya un "estado autonómico".

La concurrencia de los gobernadores electos al juramento de rigor en Sucre, la capital, frente al Presidente, fue un acierto politico sin objeciones, "en el interior" de la Ley de Leyes vigente CPE y bajo el signo casi "ceráfico" del dedo del Presidente.

Emergió el perfil de una versión moderna del "doble poder" como hubiera dicho hace cuatro décadas René Zabaleta Mercado, ese gran ideólogo movimientista converso al marxismo revolucionario de la época: "país que surge de entre las cenizas del viejo orden" perfilando el nuevo con el "valor agregado" del gran italiano Antonio Gramsci.

"Ninguna corriente de río es la mima", ya lo afirmó con contundencia el clásico Heráclito hace miles de años, la Bolivia del Presidente Evo no tenia por qué ser una excepción.

Por el momento al Presidente del Estado Pluri no le quedará otra opción que permanecer, tal vez un par de horas seguidas en Palacio de la Plaza Murillo, pues ganó todas, o casi todas, las elecciones del inmediato pasado.

La estrategia política del entorno diseñada hasta con cierto preciosismo tuvo fallas profundas de contenido: la escisión del MSM y de su líder; la opción por la belleza terrena clásica de la candidata del MAS en el Departamento Beni; la intención fallida de "incorporar" parte de la clase media de Santa Cruz a través del "veterano" izquierdista Dr. Justiniano; el traslado de militancia de tierras frías hasta "el infierno verde" de Pando; el voto castigo y propio del Ing. Rubén Costas Aguilera y la arrolladora victoria de Percy conocido como el "loco" y una de sus tantas locuras, aquella de parques y jardines como nunca antes los tuvo Santa Cruz.

De aquí al 2015 la guerra mediática concebida con solvencia por el ciudadano peruano Chávez, tendrá que dar paso a la dura realidad de las obras, de la escasez de los recursos no solamente económicos y financieros sino fundamentalmente humanos.

Son otros parámetros.

La ciudadanía sólo entenderá el lenguaje de la "realidad real".

La "guerra seguirá" "por otros medios"-Von Clausevich- (las obras, la eficiencia, la puntualidad y la verdad, por más amarga que sea, la sinceridad y otras virtudes muchas veces ausentes de la vida política de este desilucionado país).

En cuanto a método y accionar el "órgano ejecutivo" está el modelo "Caranavi" y el de "Uncía" en el interior de un modelo productivo exitoso, cada vez menos exitoso, por una política sin norte y una ideología oficial confusa y contradictoria.

Quienes crean que la "guerra" "política" mediática acabó con "la guerra política por el poder" se equivoca de canto a canto.

El país ya se acostumbró a estar en "campaña" y si el Presidente la emprende por el mundo en su campaña por salvar la humanidad y a la madre tierra puede perder el "norte".

Por el bien del país ojala que esto no suceda.